PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 19 de diciembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Dante N. Pino Archondo

El capitalismo del socialismo del Siglo XXI


2011-12-28 - 00:40:25

La economía entendida como ciencia social solo tiene sentido si sus resultados se reflejan en el bienestar general. Esta ciencia social tiene un valor que la hace diferente a las otras. Es el poder de generar, conducir, provocar y controlar, comportamientos sociales. Así que no debemos resumirla a la explicación de valores o comportamientos de hogares y de empresas expresados en resultados fruto de la aplicación de modelos matemáticos. No es solo eso, es mucho más.

Si usted toma decisiones en función al comportamiento de las variables como son la inversión, el ahorro, los precios, las tasas de interés, es posible que su conducta esté inducida por la pizarra donde le avisan que el poder adquisitivo suyo ha disminuido y para cubrir su nivel de consumo deberá pensar en asumir deudas, justo cuando las tasas de interés están en alza, lo que significa que su crédito será más caro, ello posiblemente le haga pensar sobre la forma de incrementar sus ingresos, pero la caída del consumo ha disminuido la producción lo cual ha frenado la inversión y hay pocas probabilidades de encontrar otro empleo.

Este cuadro descrito tendrá como resultado un nivel de preocupación y de stress que le pondrá de mal humor y con pensamientos negativos. Si como usted hay millones de ciudadanos en la misma situación, entonces podemos explicarnos las causas de estallidos sociales, de inestabilidad política y hasta de guerras.

Lo que acontece hoy es simplemente el resultado de los que se hizo ayer. Así que si las cosas no se hacen bien el presente, el futuro se pinta negro. Y es en este punto donde entra el concepto de la responsabilidad. No puede haber autoridad sin responsabilidad, porque la autoridad se convierte en prepotencia. Quien tiene a su cargo la responsabilidad de administrar una sociedad, debe usar su autoridad para ejercer imperio en función al bienestar general

A lo que voy es que si la autoridad induce el comportamiento de la economía provocando resultados que moverán a la sociedad a adoptar conductas de respuesta a esa inducción, no puede quejarse de la reacción que ocasionó su política económica y considerar que son los agentes económicos la causa de tal reacción. Eso es batear la bola y acusar a ella de su propio impulso.

En Bolivia los valores de la macroeconomía muestran superávits en las cuentas fiscales y de comercio exterior, altos niveles de reservas, crecimiento de los depósitos bancarios,  lo que ha valido las felicitaciones de quienes ayer nos criticaban. Pero cuando observamos el cuadro social, nada ha cambiado. La pobreza rural sigue igual, la pobreza urbana también, las desigualdades persisten y los que acumulaban más lo hacen ahora. O sea la economía no parece llegar a los predestinados. Cuadro que fue usado por el actual gobierno para invocar el derrocamiento del sistema neoliberal y en el que se encuentra, tan engreído como lo estaban los derrocados.

Que la agenda de octubre se cumplió o no y que esta nueva agenda de los movimientos cocaleros se cumpla o no poco importa si el cuadro económico seguirá en resultados sociales igual que este.

Entonces hemos girado en un surco y en círculo. Estamos en el mismo lugar del que partimos. Pero a diferencia del pasado hoy tenemos una autoridad sin responsabilidad.

Autoridad que juzga al otro y protege al suyo, autoridad que se ha convertido en prepotente y que administra el dinero de todos como si fuera suyo. Y autoridad que habiendo gozado de recursos como nunca antes, no ha podido cambiar el rostro urbano y  humano y no ha podido reconvertir la economía extractiva primaria por la industrial y autoridad que en vez de librarnos de la dependencia alimentaria nos ha vuelto más dependientes y vulnerables.

La economía engendra comportamientos sociales y los conduce. Por eso la economía boliviana no ha logrado formalizarse, por el contrario la informalidad ha crecido, a la par que la violencia social.

¿Cómo explicar el nivel de las reservas internacionales frente al contrabando?  ¿El incremento del gasto corriente fiscal frente a la caída de la producción en volumen y la reducción de la frontera agrícola? ¿Y el incremento increíble de los precios del gas y de los minerales frente a la expansión de la coca y la cocaína?

¿Porque el flujo de la economía legal, no tiene correspondencia con el flujo de la economía ilegal? El Estado maneja sus cifras, pero la sociedad tiene la suyas. Si los ingresos fiscales se han incrementado al influjo de las exportaciones de gas, ¿porque no hay más carreteras, más hospitales, más escuelas, más energía eléctrica, mas comercio legal? Si las reservas internacionales han alcanzado niveles superiores a las necesarias  ¿porque el endeudamiento interno y externo ha llegado a más del cincuenta por ciento del PIB?

La dualidad de la economía en Bolivia no está explicada. Para la exportación de imagen la economía legal, pero para la realidad la economía informal. Así que si exportamos más en valor, eso le da al gobierno más dinero para aumentar la burocracia y pagar bonos asistencialistas y ahí termina todo. Eso es todo lo que el gobierno ha hecho: usar el gas para aumentar la burocracia.

Si no hay una reacción mayor de la sociedad, ante la pobre política económica del gobierno es porque la economía informal está reproduciendo capitales  y fomentando el comercio y porque todos: familias y empresas hacen negocios al margen del Estado y sus instituciones, que solo sirven para cobrar y nada más.

Hemos ingresado a un nivel de informalidad tan enorme que el Estado parece una ficción que solo ocasiona problemas, porque entraba y complica, lo que viene a ser la economía de mercado más cercana a lo que alguna vez pensaron Adam Smith y Milton Friedman. Por eso causa risa escuchar al señor García Linera hablar de lo Estatal como si existiera y pintar de socialismo lo que es el capitalismo salvaje en su mayor expresión.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0