PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 18 de diciembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Alejandro A. Tagliavini

No es seguridad, sino tiranía


2012-06-08 - 22:40:08

Perdido en un desierto de EE.UU., en Bluffdale, Estado de Utah, el gobierno construye un Leviathan: el centro de espionaje más grande del planeta. Una descomunal estructura que esconderá a la última tecnología destinada a interceptar, descifrar y analizar toda la red de comunicaciones globales. El emprendimiento se mantuvo en secreto hasta que salió a la luz a raíz de una investigación del periodista James Bamford. Es la nueva base de la National Security Agency (NSA), la agencia más poderosa y enigmática de EE.UU. que en recursos hoy supera a la CIA y al FBI, y dispone de la polémica Echelon, una red de espionaje basada en satélites.

Este nuevo bunker de la NSA, que estaría operativo en 2013, costará unos US$ 2.000 millones. El proyecto se originó en una iniciativa del gobierno de George W. Bush, que se conoció como “Stellar Wind”, pero que resultó tan controvertida que el Parlamento terminó anulándola. Pero el de Washington no es el único gobierno, ahora el de Brasil, creando un organismo militar, el Centro de Defensa Cibernética, acaba de sumarse a la llamada “guerra del ciberespacio”, junto a Rusia, China y Alemania. De hecho, mientras se da una disminución en los gastos militares tradicionales, existe un aumento notable en “defensa” electrónica, superando los US$ 50 mil millones en 2011.

En lenguaje militar, el ciberespacio es el “quinto campo de batalla”. Sucede que, con la informática los ejércitos quedan seriamente complicados (¡y la paz asegurada!) ya que necesitan del secreto para ser eficaces, porque de nada sirve el arma más poderosa contra un mosquito si éste puede anticipar sus movimientos y escapar. Así, los países más militarizados (los más autoritarios) son los que mayores restricciones imponen sobre la red, regímenes como Rusia, Vietnam, China, Saudi Arabia, Venezuela y Cuba, mientras que en otros como Corea del Norte prácticamente no existe, y son los que pedirán, en diciembre, ante la asamblea de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, a realizarse en Dubai, que el gobierno de internet pase de manos privadas a la o­nU.

Las excusas son las de siempre, la seguridad nacional, los ataques contra bancos y empresas, la guerra contra el terrorismo, etc. Todas son una gran mentira. Es falso como el argumento de que, para defender la libertad, a veces hace falta violencia cuando ésta es, absolutamente siempre, liberticida. La Segunda Guerra Mundial, por poner un ejemplo de violencia “defensiva”, instaló a la dictadura stalinista, la peor de la historia humana. Sin el ataque de los Aliados, probablemente entre el nazismo y la URSS se hubieran destrozado desapareciendo ambos, más tarde o más temprano.

En cuanto a la seguridad bancaria, personalmente fui atacado y mi tarjeta de crédito duplicada pero, precisamente, gracias internet inmediatamente advertí la maniobra, llamé al banco, la transacción fue bloqueada y el delincuente rastreado, y todo sin intervención estatal. En cualquier caso, de no advertirse a tiempo, para eso existen las compañías de seguros. En cuanto al terrorismo, recuerdo el relato de Pat Gilmore, ex piloto de Delta Airlines, que reconoció meses antes a Mohammad Atta, el líder de los que estrellaron los aviones contra las torres gemelas, pero no pudo denunciarlo porque nadie le tomaría la denuncia dado que Atta cumplía con todos los documentos y requisitos exigidos por las fuerzas de seguridad estatales.

*Miembro del Consejo Asesor del Center o­n Global Prosperity, de Oakland, California

Más publicaciones de Alejandro A. Tagliavini
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0