PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 24 de mayo 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Mauricio Aira

Burla colectiva de la roseta


2016-12-01 - 19:44:51
No es la primera, son varias las ocasiones en que nos referimos al poco eficiente sistema de exigir el pago de “la roseta” como la comprobación de haber sido revisado el vehículo y encontrarse por tanto en estado de perfecto funcionamiento. Según los funcionarios de Tránsito, el vehículo (cualquiera que sea) ha pasado por una revisión completa y está habilitado para circular sin peligro.

Imaginar que, pese a las observaciones, el tal vehículo con una “roseta” adherida a su vidriera principal es la mayor garantía, respaldada por la autoridad de que funciona a la maravilla. Por tanto, el vehículo “está blindado” a todo mal. Nada más falso.

Mientras no se aplique la moderna tecnología, existen instrumentos para ello y se compruebe electrónicamente cada una de las funciones de un vehículo, no habrá garantía. La resistencia a usar el método del control electrónico, parte de los choferes, de los dueños del vehículo y por supuesto de los mismos usuarios.

Saber que pasar el coche por una revisión efectiva, concede tranquilidad al propietario. Comprobar que el coche funciona y que si requiere reparar algún sector tendrá una observación que le obliga a resolver el problema en tiempo perentorio so pena de no obtener “el visto bueno” para lanzarse a la circulación normal.

Ahora bien, existe un tácito acuerdo entre autoridad, propietarios y transportistas para salir del paso a como dé lugar. Mientras en países como Suecia, hay una coordinación entre impuestos, policías y seguridad viaria para manejar el tema, lo que otorga seguridad al ciudadano no sólo física sino también fiscal y económica.

Para rebajar la cifra de accidentes con muerte, para garantizar los viajes, para preservar la vida humana la solución es la revisión periódica, segura, eficiente de las máquinas que circulan prestando servicios de transporte. No hacerlo así, sin resolver seriamente la cuestión, el caos, la ineficiencia, los accidentes solo irán en aumento.

Es por tanto un imperativo modernizar “la roseta”, separar el cobro de la revisión y la revisión misma, actualizar los modos de actuar copiándolo, adecuándolo de aquellos países que están obteniendo resultados efectivos de un sistema en ejecución de una política humana, administrativa y de seguridad que no puede demorar más tiempo.
Cómo funcionaría. El propietario recibe una notificación (1), acude a la revisión en un reciento especializado (2), recibe autorización para circular o reparar lo averiado. El propietario, responsable ante la Ley de su vehículo ha pagado previamente por correo, o por un banco, o por una cooperativa el importe de la revisión que se sucederá dos veces por año. Será mucho pedir que tal procedimiento de ponga en práctica, o acaso preferimos lamentando nuestras desgracias y enterrando a nuestros muertos, culpándole a otros la causa de nuestros males?

Más publicaciones de Mauricio Aira
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0