PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 28 de mayo 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Fernando Rodriguez Mendoza

Alerta temprana, reacción tardía


2016-12-08 - 16:53:39
Los gobiernos municipales son responsables por ley y por haber sido elegidos por una mayoría ciudadana para manejar todos los asuntos inherentes a la planificación urbana, saneamiento básico, mercados, tráfico y otros. El municipio de La Guardia vuelve a ser ejemplo al haber encarado frontalmente el problema de los áridos y la depredación al rio Piraí. No es novedad, ya antes de la injerencia política era municipio modelo. En contrapartida, el gobierno municipal más grande del país que es el de Santa Cruz no puede (o no quiere) enfrentar la solución del transporte público, los mercados, la basura y los continuos incumplimientos de las normas de construcción y asentamiento, y me parece que el municipio de Porongo está muy lejos de ser como el de La Guardiay debe estar más abajo que el de Santa Cruz, porque es notoria la depredación en el Urubó, donde además de las muchas urbanizaciones construidas se han deforestado amplias zonas para habilitar miles de lotes de terreno, lo que implica, tarde o temprano, el asentamiento de miles de familias y no hay la previsión y obligación de construir alcantarillado y proveer agua potable, que son servicios mínimos necesarios e imprescindibles para la vida.

En los años 60, ante la ausencia del Estado,los pobladores del oriente boliviano enfrentaron sus problemas y crearon instituciones (hasta ahora sólidas) para proveerse de alcantarillado, agua potable, energía eléctrica y comunicación. Es por eso que antes del desastre (las previsiones mencionan que tendremos agua hasta el 2030, que está a la vuelta de la esquina) las instituciones cruceñas deben ponerse al hombro el asunto de la depredación urbana en el Gran Santa Cruz, frente a una planificación que solo busca vender lotes y después, que venga el desastre, con extensiones para crear lagunas que, ante la falta del pago de expensas, no podrán ser mantenidas cristalinamente, porque su mantenimiento es caro y tendremos curichis extensos, fuentes de plagas.

El Comité Cívico, la Sociedad de Ingenieros, el Colegio de Arquitectos y otras instituciones tienen que encarar estos problemas, aquí y ahora. La alerta está dada y si estas instituciones no enfrentan el asunto seria y frontalmente, cualquier reacción posterior será tardía y habremos perdido la oportunidad que aún se tiene.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0