PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 17 de octubre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
Opinión

Mensaje de fe

           
Humberto Vacaflor Ganam

El precio de la ignorancia


2016-12-20 - 20:15:39
Si manejas un país lleno de ignorantes, no puedes esperar que tu economía mejore. Lo que estás haciendo ahora en educación de tu país tendrá repercusión en los siguientes ochenta años en todo, incluso en el PIB.

Esa es la conclusión de un análisis que publica Siglo 21 en su última edición de 2016, a propósito de las deficiencias en inversión tanto en salud como en educación en el país, ahora que estamos en días de balance.

El gobierno de Bolivia se ha negado a que las cifras de la educación sean incorporadas a las estadísticas universales sobre la materia, el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés). El argumento de las autoridades nacionales es que los exámenes propuestos por PISA “son mandatos del imperialismo”, probablemente aludiendo a Estados Unidos.

Si Bolivia mejorara en 25% su nivel de educación ahora, con las mediciones de PISA, su crecimiento económico de los próximos 80 años tendría un plus de 0,5% anual en el desempeño del PIB. Las sociedades con menos recursos son las más sensibles a los cambios en los niveles y en la calidad de la educación.

Todo esto a propósito de que Bolivia invierte ahora 148 dólares per cápita en educación mientras Ecuador invierte 2.314, Brasil 618, Chile 603, Argentina 596 y Perú 179.

El problema, como recuerda Siglo 21, es que Bolivia se ha retirado en los últimos años de las estadísticas de educación, salud, inflación y también de la deuda interna. Una avestruz que se oculta de las estadísticas, pero sobre todo las comparaciones.

Esas comparaciones han permitido, hasta ahora, comprobar que aquellos países donde la educación ha mejorado tienen mejores posibilidades de progresar porque sus habitantes están más capacitados para llegar a las universidades o para trabajar en tareas más complicadas pero muy rentables.

Todo esto pone incómodo al gobierno actual de Bolivia, que se niega a someter sus datos a estas comparaciones internacionales. Es como si tuviera vergüenza y, por ello, quisiera ocultar sus deficiencias en materias que tienen que ver con el progreso de la gente, y del país entero.

Un desafío muy difícil para el gobierno, que ha manejado, para decirlo de alguna manera, 180.000 millones de dólares provenientes de los ingresos generados por los altos precios de las materias primas, y nada más.

Un balance amargo para fin de año. Salud.

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0