PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 27 de marzo 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Marcelo Ostria Trigo

Camino al aislamiento


2016-12-21 - 08:21:07
Las declaraciones oficiales sobre temas de política internacional frecuentemente son imprudentes, poco previsoras y confusas. Sin embargo, hasta ahora no causaron mayores conflictos, pues todo se reducía a seguir el libreto compartido por los gobiernos afiliados a la Alianza Bolivariana para los Pueblo de Nuestra América (ALBA), cuyo empeño era enfrentar —sin perspectivas— al capitalismo y a Estados Unidos, con la curiosa seguridad de que el neopopulismo se expandiría y dominaría la región. Pero ahora, solo quedan cuatro de esos gobiernos: Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Cambiaron de rumbo, primero Honduras, luego Paraguay y recientemente Argentina y Brasil. Cuba tiene ya otro camino a partir del proceso de normalización de sus relaciones con Estados Unidos.

Parece que el presidente ha advertido —aunque no ha asimilado el desastre que puede ocasionar su continuidad en el poder— la irreversible tendencia a la baja del populismo en Latinoamérica. En un discurso reciente afirmó: "Lamentablemente en Bolivia estamos rodeados de gobiernos de la derecha, nuestra preocupación es qué pasa si nos iría mal en Venezuela o en Ecuador" (La Razón. 13.12.2016), y lo repitió en la inauguración del congreso de su partido. También reafirmó que Cuba, conducida por Fidel Castro, es ejemplo a seguir en la resistencia al imperialismo.

La resistencia de la Cuba de Fidel Castro al "imperialismo", no es ejemplo válido en el caso de Bolivia, pues el castrismo solo pudo sobrevivir con la ayuda de una potencia mundial —la Unión Soviética— y, cuando esta colapsó, recibió la ayuda de la entonces próspera Venezuela que ahora está ahogada por los terribles resultados de la aventura llamada Socialismo del Siglo XXI. Cuba ya tiene otras prioridades.

La evidencia de que el populismo está en retirada y, en casos como el de Venezuela, en crisis terminal, hace que no sean buenas sus perspectivas para seguir gobernando y menos para expandirse en otras naciones. Menos aún si, como sucede en Bolivia, se procura aferrarse al poder y seguir con un estilo de confrontador, inclusive contra países vecinos. Este estilo pendenciero solo conducirá al aislamiento, sin socios y sin buena voluntad de esos "gobiernos de derecha".

Tampoco se ayuda a proyectar una imagen positiva del país, cuando se afirma, como acaba de hacerlo el presidente en el congreso de su partido, que las leyes entorpecen su gestión, lo que muestra poca disposición para edificar el Estado de Derecho, que es lo que distingue a los países con gobiernos democráticos.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0