PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 19 de septiembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Jorge V. Ordenes L.

Relaciones de Cuba y EE.UU. ¿solo en términos de igualdad?


2016-12-26 - 14:49:38
La prensa internacional informa que de acuerdo al gobierno cubano las relaciones entre Cuba y EE.UU. “solo deben darse en términos de igualdad”.

El problema con el referido postulado cubano es que conlleva, tácitamente y por deducción, una desafortunada admisión de ¡desigualdad!… que, por donde se vea, contradice paradójicamente lo que seguramente quiso decir o inferir el postulado inicial de la autoridad cubana la que, por lo menos, debió haber dicho dónde y cómo se debe implementar tal invocada “igualdad.” Pero el asunto no es tan sencillo como parece.

En relaciones internacionales invocar el concepto de “igualdad” de cualquier país iberoamericano con EE.UU. no solamente es inconducente y hasta denigrante, sino que es simplemente erróneo y hasta baladí porque, por donde se mire, las diferencias entre uno y otro son obvias tanto históricas como actuales. Para empezar, EE.UU. es un mundo en sí y no solamente un país.

Ilustro: lo que el mundo utiliza mayormente, para efectuar pagos monetarios de importación, deudas internacionales e incluso nacionales, prácticamente todos los días en todas partes, desde Rusia, China, Europa y los demás, es el dólar de EE.UU. …y no pesos cubanos ni moneda boliviana ni pesos argentinos, ni yuan, ni euros ni rublos.

A propósito, al dueño del dólar se lo ha bautizado, sobre todo en Bolivia, tanto en el Chapare como en la informalidad del contrabando y hasta por los gobernantes, nada menos que como “el Imperio”, lo que, a propósito, viene a ser otra admisión de que uno es menos, o sea un “no imperio”.

Que no seamos “iguales” a EE.UU. ni seamos “imperio”, de ninguna manera debería quitarnos la habilidad de analizar por qué no somos “iguales” a EE.UU. ni por qué no somos “imperio” o lo que se asocie con la condición de “imperio”. A ver, deshojemos el asunto.
Algunos de nosotros creemos que no se trata de “analizar” sino de “hacer”. Reconociendo que para “hacer” las cosas bien en una colectividad o país o región, hay que diseñar la forma de hacerlas seriamente sin mucho palabrerío logogrífico ni doctrinario, sea éste político o religioso.

¿Qué y cómo puede el gobierno de Cuba hacer “de igual a igual” con el “imperio” del norte ya sea su Gobierno u otro ente (que seguramente ha de ser un representante o representantes de la empresa privada) después de medio siglo de totalitarismo comunista que todavía se proclama dominante, intolerante y absolutista?

La verdad es que a la mesa de negociación con capitalistas estadounidenses (u otros) en general se llega con capital en potencia y la habilidad de negociarlo. O sea que se llega con potencial extractivo (minería, petróleo y agricultura que inviten la inversión capitalista) o minerales, productos agrícolas, manufacturas, etc. que buscan comprador. Ahora: el capital en dólares… y los recursos que se ofrezcan a ese capital… ¿crean el espejismo de una negociación “de igual a igual”? … No hay tal.

Y no hay tal porque la “desigualdad” radica en que los dólares se imprimen a gusto y placer de EE.UU. …sin perder valor. En tanto que el potencial extractivo de las Cubas y las Bolivias se agota, incluyendo el agrícola porque éste siempre dependerá, para su exportación, de la riqueza del dueño de los dólares o del que posea los dólares.

Decía que hay que “hacer”. Y para hacer el país necesita educar libremente no solo doctores en medicina y atletas de juegos olímpicos, o hijastros de la madre tierra. Se trata de que el albedrío educativo vuele desde el ciclo primario hasta el universitario en aras del conocimiento universal y variado, sin interferencias políticas de ninguna clase. Por supuesto que la educación fiscal debe competir con la privada en todo nivel y profesión. Solo la competencia dirá cual de las dos forma a los mejores que con el tiempo puedan competir… en y con cualquier “imperio”.

* El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0