PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 22 de julio 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Fernando Rodriguez Mendoza

Educación mediocre en un país mediocre


2016-12-26 - 14:50:36
Bolivia no participa en la prueba internacional educativa, el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes(PISA,por sus siglas en inglés)que se realiza cada tres años y mide el desempeño de los estudiantes en ciencias, lectura y matemáticas; tampoco lo hacen Cuba y Venezuela.

Los niveles de los países latinoamericanos participantes no son buenos y se encuentran del medio para abajo, a diferencia de los países asiáticos como Singapur, Corea del Sur, Hong Kong, Japón, Taiwán, Macao, Vietnam y de algunas ciudades de China, que se encuentran en los primeros lugares.Es obvio que no es necesario participar en esa evaluación internacional, para saber que la educación boliviana se encuentra en los niveles más bajos, como una consecuencia ‘normal’ ya que en el presupuesto general del país se asigna el 1,36% a la educación. Este mínimo porcentaje no es superior ni diferente respecto de otros años y a otros gobiernos, la educación no es política de Estado, no es preocupación de los gobernantes en todos sus niveles-nacional, departamental y municipal- e increíblemente tampoco es preocupación de la población en general.

Esa pobre mentalidad que tenemos los bolivianos, con rarísimas excepciones, además de la mala preparación educativa de niños y jóvenes, se refleja en las conductas de violencia de género, feminicidios, violencia doméstica y aumento del crimen, con el agravante del refuerzo de que los medios, principalmente la TV, dan al crimen las mejores horas de audiencia en sus informativos más de crónica roja y con la inmejorable complicidad de telenovelas que hacen apología del narcotráfico.

En países más desarrollados -y que son vecinos nuestros- hay preocupación por conseguir una educación cualitativa. En contrapartida, nosotros no hemos llegado ni siquiera a tener una educación cuantitativa, con una mala formación que empieza desde las llamadas normales o no sé cómo se denominan ahora, cambian el nombre pero no la mentalidad, y la mediocridad es el pan nuestro de cada día,desde los que deben prepararse para educar hasta los padres de familia, que tampoco se preocupan de su educación ni la de sus hijos. Nos falta demasiado y nos seguimos perdiendo en el follaje sin ver el bosque.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0