PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 21 de enero 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaLa PazSanta CruzPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

La mala hora


2017-01-01 - 07:41:42
Demasiado rápido, el país vuelve a pagar salarios con crédito, probablemente externo, como en los tiempos tan aborrecidos del llamado “neoliberalismo”, y con créditos que llegan denominados en dólares, procedentes del imperio maligno, un imperio que está pasando de tener un presidente negro a tener uno casi albino, solamente por variar.

Este año que comienza ahora mismo verá las cifras más crudas del derrumbe del boom de las materias primas. Las municipalidades recibirán 1.420 millones menos del IDH que en 2016, las gobernaciones 1.020 millones menos y las universidades 130 millones. Pero el programa Evo cumple recibirá 1.340 millones más.

Las reservas de gas natural fueron de 8 TCF en 2013 y desde entonces no se las midió. Al ritmo explotación actual, de 0,8 TCF por año, esto quiere decir que ahora nos quedan 5 TCF de reservas, lo que da para unos cuatro años, con suerte.

El gobierno dice que las reservas son de 11 TCF, pero lo dice sin ningún respaldo profesional, por ejemplo de alguna certificadora, que son las empresas especializadas en leer las tablas de las empresas productoras y entregar un resultado.

Hay una advertencia. Las reservas con que se cuenta no pueden ser extraídas en su totalidad. La borra, el “conchito”, no llega a salir, por lo que hay que calcular un poco menos en producción real. Eso dicen los que saben.

Dice Carlos Miranda Pacheco que los grandes proyectos de industrialización del gas fueron ideados y puestos en práctica por el gobierno justamente cuando comenzó la declinación de los campos dejados por el neoliberalismo. Y que desde entonces no se han descubierto campos que permitan garantizar un flujo de producción para el futuro.

Las petroleras callan. No dicen ni pío. Eso deja abierta la sospecha de que tengan algunas reservas bien tapadas que las sacarán a luz sólo cuando se hayan firmado nuevos contratos de exportación, porque no les interesa producir para el mercado interno, por el detalle del precio. Esa es la única esperanza: que las petroleras tengan reservas que están guardando para la exportación.

La minería de Potosí, entretanto, dominada por rescatadores venezolanos o chinos. Ah, y unos prestamistas que ofrecen créditos a sola firma.

¡El verdadero blindaje muestra la cara! ¡Llega justo a tiempo! La transnacional no podía fallar. Su proyecto estrella está en juego.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0