PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 23 de marzo 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Alejandro A. Tagliavini

La contra utopía


2017-02-14 - 19:31:01
Los costos debido al crimen solo en América Latina y el Caribe,la región más violenta del mundo, equivalen al gasto en infraestructura -el 3,55% del PIB, US$ 170.000 millones- y a los ingresos del 30% más pobre, según un reciente informe del BID que asegura que el encarcelamiento "no es costo-efectivo" y podría empeorar el crimen.

La población reclusa mundiales de 22,96 millones, según el ICPS. Por otro lado, según el SIPRI,en 2015,los gastos militares globales sumaron casi 2 billones de dólares, 2,269% del PIB.Y el personal militar llegaba a 27.309.630.

Ahora imaginemos la “utopía” de que no existe violencia, no habría ejércitos, ni policías, ni cárcelese invertiríamos todo en construir, además de salvar lo destruido. Solo la Segunda Guerra Mundial (SGM) mató a 60 millones. Imaginen estos soldados y policías y presos y muertos, trabajando y creando riqueza.

Pero hay más. Sin policía, el mercado natural no sería reprimido por el Estado y se desarrollaría de manera exponencial produciendo bienes a un ritmo incalculable, y viviríamos en un oasis de paz.

A ver. Es ley natural que toda acción produce una reacción inversa. Al agredir a un animal, en general,reacciona violentamente. Los irracionales no pueden escapar a la cadena de violencia porque muchos necesitan comerse a otros para alimentarse. Por ello las especies desaparecerán, tarde o temprano, salvo que las salve el hombre que puede escapar a este círculo vicioso al tener razón y poder encontrar alternativas, al comprender que la violencia destruye.

Ya Aristóteles describió que violencia es toda fuerza extrínseca que intenta desviar el desarrollo natural, destruir. A ver, es ley que la naturaleza se desarrolla desde su fuerza intrínseca por la cual, cada cosa, es lo que debe ser. Un niño crece y se hace el hombre que debe ser con sus fuerzas propias, intrínsecas; si lo estiramos desde fuera, para que crezca, lo destruiremos.

Y no hay excepciones, ni para defensa. Frente a una crisis solemos reaccionar primitivamente, y el miedo -padre de la violencia- nos quita la paz necesaria para razonar y advertir que las eficientes son las defensas pacíficas. Por caso, disparamos un arma sin calcular el peligro. "Las armas aumentan riesgos muy difíciles de controlar", según Peter Marshall, ex jefe de la policía de Nueva Zelanda que patrulla desarmada.

Entonces, la utopía es creer que la violencia puede ser útil para defensa y orden cuando la ciencia ha demostrado que destruye. Por caso, la SGM terminaría con la tiranía (de Hitler) pero apuntaló otra peor (la de Stalin) que luego cayó pacíficamente mostrando que la paz es el “arma” eficiente.

Y es otra ley natural la interrelación de los humanos al punto que, en alguna medida, somos responsables de todo: de cada delito cuando, por ejemplo, apoyamos al Estado represor que crea esos delincuentes como cuando, al prohibir ciertas drogas, criminaliza a los involucrados y da lugar a los narcos.

Y no es utópico pensar que, sin violencia, el mundo progresaría de modo que ni imaginamos.

Pero sí es utópico pensar que todos comprenderán y dejarán de creer en la violencia, y que serán coherentes. Así, seguiremos violentando,en alguna medida, y se cumplirá otra ley natural: todo evoluciona por lento desarrollo y crecimiento, como la sabiduría y, por tanto, este mundo violento y pobre irá mejorando al ritmo de nuestra maduración.

*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California
@alextagliavini
www.alejandrotagliavini.com

Más publicaciones de Alejandro A. Tagliavini
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0