PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 27 de marzo 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Jorge V. Ordenes L.

¿Cambiar la letra de los himnos?


2017-02-19 - 11:11:35
Alguien sugirió al presidente constitucional de Estado Plurinacional de Bolivia cambiar la letra de los himnos que tengan referencia a nuestra herencia española, lo que me parece un desacierto y hasta una perogrullada de marca mayor porque sangre española, de una proporción u otra, la tenemos la mayoría de los bolivianos incluyendo los que apelliden Morales que, por si las moscas, es categóricamente español y, seguramente, de un árbol genealógico donde hay buenos, menos buenos y malos como es el caso de todos los apellidos tanto de origen español como de origen aymara, mexica, leco o escandinavo. Otra cosa es que en Bolivia lo ignoremos como ignoramos mucho de nuestro pasado porque no lo estudiamos cuando deberíamos estudiarlo para hablar con un mejor conocimiento de causa.

Si de españoles peninsulares, criollos y mestizos idóneos y hasta de comportamiento heroico se trata, en cualquier momento histórico tanto del continente americano como de lo que vinieron a ser los virreinatos del Perú, Río de La Plata y luego Bolivia, el número de “españoles” o americanos con apellido español o sangre mestiza, que sacrificaron vida y hacienda por el bien de los demás sean estos españoles o indígenas, es ingente.

Para empezar habría que recordar los célebres sermones del 21 y 28 de diciembre de 1511 del dominico fray Antonio de Montesinos (español), pronunciados ante conquistadores y encomenderos también españoles en la isla Española, en los que condenó airadamente el maltrato que recibían los indígenas por parte de los europeos, sermones que dieron pie a cuatro cosas: (1) el comienzo de la cruzada que siguieron otros españoles durante siglos en pos de la defensa de los derechos de los indígenas americanos; (2) el inicio de la pugna ético-religiosa, en defensa del indio, de fray Bartolomé de Las Casas que tomó buena parte del siglo XVI; (3) las Leyes de Burgos emitidas por Carlos I de España, V del imperio Absburgo, a las que seguirían las Leyes Nuevas y Las leyes de Indias todas muy españolas y en defensa del indio americano; y (4) la leyenda negra difundida sobre todo por ingleses y franceses contra España.

El profesor de Universidad de Harvard, Lewis Hanke, considerado el padre de los estudios históricos iberoamericanos en EE.UU. y autor de su clásico La lucha por la justicia en la conquista de América (1949) y de La ciudad imperial de Potosí (2012), deberían ser lectura obligada para quienes opinen y busquen sopesar el mérito de miles de españoles, criollos y mestizos de España y América que rompieron espadas físicas, intelectuales y jurídicas en defensa de los indígenas americanos, de la ley y el orden. “La conquista y colonización de América fue un violento choque de civilizaciones, y si el español no pudo respetar la de los indios, por lo menos hizo un esfuerzo para comprenderla. Ningún otro pueblo lo hizo.” Opina el profesor argentino, Enrique Anderson Imbert, en su Historia de literatura hispanoamericana (1954).

La rebelión de Tupac Amaru a fines del siglo XVIII en el Alto Perú tuvo ¡ojo! …tropa mestiza y criolla que desistió luego de las victorias realistas. Los jesuitas, mayormente españoles, fundaron once misiones en Moxos y Chiquitos en el Oriente boliviano, empezando con San Francisco Xavier, 1691, y culminando con Santo Corazón, 1760, demostrando que el esfuerzo comunitario aunado gesta paz y progreso entre europeos y oriundos americanos… que duró hasta 1776.

La verdad es que tanto bolivianos indígenas como mestizos, de ayer y de hoy, devenimos de una historia común que urge estudiar para evitar la repetición de errores y tonterías. Generar discordia por “razones históricas” de “españoles” y “los demás” es erróneo y hasta indigno con nuestros antepasados muchos de los cuales han pagado alto precio por darnos lo que tenemos empezando por el territorio y sobre todo la posibilidad de hacer un país mejor para todos. Es la única forma en que otros países nos empiecen… ¡a tomar en serio!

* El autor es miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0