PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 24 de noviembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Jorge V. Ordenes L.

Que los pobres coman día por medio


2017-03-10 - 13:19:48
Este increíble palabrerío se escuchó recientemente nada menos que en el parlamento de Rio de Janeiro de boca de un legislador seguramente alterado irresponsablemente por la creciente crisis ético-socio-económica que viene agobiando a Brasil sobre todo desde enero de 2011, cuando el gobierno del Partido de los Trabajadores continuó con Dilma Rousseff en la presidencia del país. Los malos manejos del gobierno de Rouseff llegaron a tal nivel que el senado brasileño, con el apoyo y hasta se dice la iniciativa del vicepresidente Michel Temer, la destituyó de la presidencia el 31 de agosto de 2016 (con 61 votos contra 20) acusándola del “delito de responsabilidad en la alteración de las cuentas fiscales y la firma de decretos económicos sin aprobación del Congreso”. Temer, de 76 años de edad, devino el trigésimo tercer presidente de Brasil. Por el momento cuenta con una ingente impopularidad que alcanza el 90 por ciento.

Con solo un diez por ciento de apoyo, el president Temer recientemente pidió que se disminuyese el gasto público durante los próximos veinte años para comenzar a aliviar la crisis de décadas y mantener cualquier aumento presupuestario al nivel de la inflación. Pero paradójicamente y de acuerdo al New York Times del 5 de marzo: (1) el Presidente recientemente ofreció un banquete de camarones y filet mignon, a 300 miembros del Congreso, pagado con dinero del erario nacional, a fin de persuadirlos a que votasen a favor de reducciones del gasto público. (2) Los empleados del Poder Judicial están recibiendo un 41 por ciento de aumento de sueldo en tanto que (3) los legisladores del estado de Sao Paulo, la ciudad más grande de Brasil, aprobaron un aumento del 26 por ciento de sus sueldos. Además (4) el Congreso Nacional, que prepara una reducción de beneficios de jubilación en el país, ahora paga jubilación completa a sus funcionarios que cumplan solamente ¡dos años en funciones! Lo que es, a todas luces, increíble. (5) Los gobernadores de estados, Rio de Janeiro y otros, cuentan con jets subencionados por el Estado para llevarlos a, y traerlos de, las ciudades de su jurisdicción. (6) Los jueces de Rio de Janeiro, desde ya bien asalariados, no hace mucho buscaban aprobar legislación que les permitiera emplear más gente en sus reparticiones, pero el clamor popular hizo que desistiesen.

Todo esto en medio de protestas directa o indirectamente relacionadas con el hervidero de corruptelas sobre todo de Petrobras y la Organización Odebrecht que ya tienen sus años de presuntas ilegalidades perpetradas en los estratos sociales de Brasil y sus instituciones además de otros países. Al respecto y a comienzos de 2016, el juez Sergio Moro emitió órdenes judiciales en contra de varios ejecutivos de Odebrecht por supuestos delitos de corrupción, organización criminal y lavado de dinero. Lo de Petrobras, también enredado éticamente, tira para largo.

Brasil decreció económicamente 3,6 por ciento en 2016; hoy pierde miles de puestos de trabajo al día, los Estados están haciendo malabares para pagar sueldos de policías, bomberos, maestros y mantener viables los presupuestos de comida de los pobres que son millones. Con todo, las manifestaciones de protesta e insatisfacción son frecuentes y numerosas. La semana pasada una huelga de la policías del estado de Espirito Santo produjo saqueos y un aumento de homicidios. En el estado de Rio de Janeiro, escaso de fondos, se eleva impuestos al consumo de electricidad a tiempo que cierra comedores de gente pobre.

Y no se crea que Brasil no ha estado recibiendo inversión extranjera. En los últimos once años ha recibido US$36.800 millones solo de China continental para desarrollar la industria del petróleo y el gas, para gasoductos, plantas de carbón, producción de soya, ventas de aviones Embraer y para financiamiento de deudas, et. al. Por supuesto que habría que fiscalizar estos dineros ahora que las papas éticas están que hierven… y se pide que la mayoría de los brasileños “coman día por medio”.

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0