PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 22 de agosto 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMunicipio cruceñoTv a la CartaMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Fernando Rodriguez Mendoza

Murió un hombre decente


2017-03-14 - 19:50:06
En un artículo anterior escribí que si una persona actúa con honestidad, modestia y moderación, es decir, actúa y obra dignamente, decimos que es una persona decente. La decencia representa y significa la calidad de una persona. El adjetivo decente es una cualificación para aquel que lo es, que sin que lo pida ni lo necesite, porque ya es digno por sí mismo, refleja ante los demás una instancia superior que lo eleva respecto a sus pares, independientemente de riquezas materiales, apellidos y blasones.

Hace poco días falleció el Dr. (en derecho) Willman Durán Ribera, su curriculum profesional es del más alto nivel, pero un curriculum puede tenerlo cualquiera, lo que es difícil -y, lamentablemente, cada vez quedan pocos- es que esa persona, además de decente, sea un hombre de bien, y sin ninguna duda se puede afirmar que Willman Duran Ribera lo fue.

Junto con otros pocos profesionales de su misma formación moral fueron miembros del Tribunal Constitucional, en mi concepto, del más alto nivel profesional, intelectual y de estudio, lo cual difícilmente podrá reproducirse en el futuro. Y en el ejercicio de la presidencia de ese tribunal, Willman Durán Ribera dio muestras de su don de gentes, con la sencillez de quienes lo son porque saben mucho y siguen aprendiendo y siguen enseñando. La realidad de nuestro país no aguanta mucho a los que saben, a los que enseñan bien, a los que son honestos en sus funciones, y no faltan los mecanismos para que dejen esas laborales, con actos que quieren forzar su formación y prefieren alejarse de esos altos cargos.

Asistimos diariamente a una degradación de la tabla axiológica, anteponiendo lo económico, lo material y lo intrascendente por encima del conocimiento, de la educación, de la responsabilidad, y dejamos en último lugar, si es que aún se la considera, la decencia de las personas.

Willman Durán Ribera ha dejado una herencia y enseñanza que en el decurso del tiempo, va a tener que reconocerse; mientras tanto, vamos a extrañarlo mucho, como amigo, como profesional y como persona de bien.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0