PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 20 de noviembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Fernando Rodriguez Mendoza

Perjudicial dependencia


2017-05-31 - 19:04:25
Es entendible que durante los primeros sesenta años del siglo XX la mirada andinocentrista de los gobiernos de turno tuvieran al puerto de Arica como una única opción para enviar los productos de exportación que, además, casi en su integridad eran minerales producidos en la parte andina. También durante ese tiempo, la actitud boliviana era de un respeto, cercano a la sumisión, de sus relaciones (si bien las diplomáticas estaban rotas las comerciales no) con Chile. Hubo un atisbo de reacción en el gobierno de Paz Zamora que intento sin ningún fruto efectivo posterior, tener una salida alternativa al mar por el puerto de Ilo en Perú.

A partir del decenio de los 70, irrumpe en el mercado de exportación la producción agrícola generada en el oriente boliviano, que va reemplazando paulatinamente en importancia a las exportaciones de minerales y desde entonces hasta ahora, se ha mantenido a Arica como el puerto de embarque de los productos agrícolas, con la única salvedad de la realidad que un visionario don Joaquín Aguirre Lavayen, forzó para tener una alternativa creando Puerto Tamengo en la frontera con Brasil y que es un desahogo pero no es la solución.

Estamos asistiendo impotentes a un mortal bloqueo, pensado indudablemente dentro de la política geoeconómica chilena, que mantiene sin permitir el ingreso a Chile, de una interminable hilera de camiones con mercaderías que deben exportarse por el puerto de Arica, sin importar si son productos perecederos o no, si se pierden mercados por el incumplimiento en los compromisos comerciales y el verdadero perdedor en esta dependencia forzosa es Bolivia.

Esta situación es culpa de los bolivianos, los chilenos están dentro de lo que quieren, porque la poca visión y el excesivo egoísmo andinocentrista, nunca quiso ver la solución final de tener una salida soberana al mar a través de Puerto Busch, que es el medio idóneo para tener un puerto propio, en territorio propio y bajo administración propia. Se dirá que no hay nada de infraestructura, pero si hay muchos estudios y aportes para construir ese puerto y lo que falta es voluntad política de quienes, a pesar de las anteojeras ancestrales que aún tienen, deben hacerlo, para así en pocos años romper la perjudicial dependencia que sufrimos.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0