PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 18 de octubre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Dante N. Pino Archondo

Ajuste de precios para que siga la fiesta


2017-08-22 - 10:28:01
Dicen que cuando la rueda del destino gira en círculos, es cuando vuelves al punto de partida. Y eso es lo que parece se viene en poco tiempo aunque el Gobierno ducho en el manejo de la propaganda trate de dibujar paraísos donde siempre existieron infiernos. Hasta ahora los precios del gas, gasolina y diésel Oil han servido de propaganda oficial para contarnos el cuento de la nacionalización del gas y sus resultados. Según nos dijeron durante estos once años, gracias a la genial medida hemos tenido una vida de bonanza que nos ha costeado una fiesta de derroche sin paralelo en las historia. Pero como toda fiesta llega a su fin, no porque lo quieran sus azules padrinos sino porque el costo de sostenerla comienza a dejar las alforjas vacías, aquello que costaba barato comienza ponerse caro.

De acuerdo a los especialistas en la materia, la producción de gas y líquidos no alcanza para satisfacer el crecimiento de la demanda, debido a ello se prevén dificultades para cubrir los compromisos con Brasil y Argentina así como el mercado interno que ha tenido un crecimiento importante. Nos dicen que las reservas de gas al ritmo de la demanda actual tanto externa como interna durarían unos ocho años y ocho meses, lo que no quiere decir que en el corto plazo la oferta no cubra la demanda y se tengan brechas de abastecimiento que ya comienzan a sentirse a partir del presente año.

Durante estos once años se ha dicho hasta el cansancio que sin la nacionalización no se habría tenido superávits comerciales y fiscales, reservas internacionales altísimas y presupuestos nacionales y departamentales con ingresos que no se pudieron ejecutar no por falta de dinero sino de capacidad gerencial. Ha llegado la hora de descorrer el telón de la mentira.

La verdadera escena es otra. Y es que el gobierno ha derrochado los activos que le dejaron y no ha tenido la capacidad de renovarlos menos de acrecentarlos llegando al momento actual en el que los superávits vuelven a ser déficits y el gasto corriente como las penosas inversiones públicas pesan ahora demasiado y en el mediano plazo no podrán sostenerse.

Urgido el gobierno de mostrarse fuerte y seguro para continuar el derroche comienza a elevar los precios de la gasolina con un impuesto velado al consumidor, del gas ahora y de la energía eléctrica, agua y diésel oíl que se avecinan, así como los tributos que se reajustaran con el fin de sostener la fiesta masista. No se animaran a reajustar el gasto del gobierno, que sería lo más adecuado ante la disminución de los ingresos, porque eso representaría despedir a la frondosa burocracia que se ha construido estos años y dejar de hacer obritas por aquí y por allá sin ningún sentido de progreso.

Otra vez los votos están por delante de las necesidades que tiene el pueblo. Y para colmo de males en vez de dar trabajo a los bolivianos que viven en la ilegalidad del comercio informal, se ha comprometido a traer delincuentes chinos para que trabajen en aquellas obras que tienen financiamiento chino como condición para su desembolso. Un verdadero ultraje que permite un Presidente se haga a su pueblo.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0