PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 17 de octubre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

Deserciones disimuladas


2017-09-22 - 18:11:52
Cuando tus enemigos, o aquellos a quienes consideras enemigos, tienen que buscar excusas para apoyarte, es que has ganado la batalla.

Si Carlos Mesa dice que no quiere ser candidato en 2019, es que acepta la otra solución. Si Jaime Paz Zamora dice que él no es “oposición”, sino “alternativa”, es que quiere lo otro. Si Luis Revilla no quiere firmar un documento contrario a la repostulación, es que quiere la repostulación. Estamos creciditos para que aceptar estos pretextos.

Lo que queda por decidir es qué hace la gente que no acepta esta burla. Aquella gente para la que el 21F fue una respuesta suficiente.
La transnacional que maneja todo esto es millonaria. Es más que millonaria. No solamente compra diputados supuestamente opositores, como lo revelan los dos que, siendo opositores, firmaron el documento de la repostulación. ¿Habrán dado factura por lo que recibieron?

El SIN tendría que encontrar esta nueva veta de recaudaciones. Los “opositores” que se venden tendrían que dar factura. Así, el SIN no tendría que acogotar a tantas empresas para alcanzar niveles de recaudaciones exigidos por quienes manejan lo que se llama la política económica.

La transnacional lo puede comprar todo. Es el poder económico más grande que haya operado en Bolivia. Más grande, mucho más, que la conquista española, que la transnacional de la plata y del estaño, todas juntas. Su poder llega a los US$ 650.000 millones por año. Más que todo lo que conocíamos.

Quizá haya llegado el tiempo del sinceramiento. Todo está en venta. El “vivir bien” es una filosofía de vida que ha conquistado el corazón de quienes operan en la política. Les ha conquistado. Han entendido que oponerse a esa filosofía equivale a quedar como paria, como condenado, como confinado.

Pero parece que hay bolivianos que no aceptan esta filosofía. Y que son la mayoría. Un referéndum podría definir esto en porcentajes, aunque, si se piensa bien, el 21F ya lo ha hecho.

Quienes manejan el “modelo”, y sus aliados disimulados, necesitan un plan para extraditar a todos los que pensamos diferente. ¿Expulsarnos del país, confinarnos, decirnos que somos un estorbo?
El problema es que somos mayoría. Pequeño problema.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0