PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 14 de diciembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

Singapur y Bolivia


2017-09-30 - 18:35:44
En la lejana Singapur están muy avanzados en esto del “proceso de cambio”. Ahora prescinden de los votos de la gente.

La señora Halimah Yacob se convirtió en la primera presidente mujer de Singapur el 23 de septiembre y también en la primera que llega al cargo sin pasar por las incomodidades de una votación.

Es que los otros candidatos fueron descalificados por el partido de gobierno, el de la señora. No reunían las condiciones. Entonces, si hay un solo candidato, ¿quién necesita votantes?

Sucede que para ser presidente de Singapur debes, por ahora, pertenecer a la etnia malaya y debes tener experiencia en un importante cargo de gobierno pero además debes trabajar en una empresa cuyo capital sea de por lo menos 500 millones de dólares singapurenses. Ninguno de los otros aspirantes a candidatos llenaban esos requisitos.
Algo parecido ocurre en Bolivia, por el momento. Para ser presidente debes pertenecer a una actividad económica específica. Eso no está escrito pero se aplica rigurosamente.

En algo difieren los procesos: en Singapur ejecutan a los narcotraficantes y a los consumidores de drogas. Aplicar eso en Bolivia crearía vacíos preocupantes.

El discurso que usan los dueños del poder en Singapur es el éxito económico. Es el país con mayor ingreso per cápita del Asia, el que recibe las mayores inversiones, el que conserva los salarios bajos sólo para los extranjeros pero en el que el manejo del poder es todo lo contrario a la dignidad, según dijo en su blog Rio Hoe, uno de los exiliados de este paraíso.

En Bolivia también se ha avanzado en ese sentido. El exministro de la presidencia, ahora embajador en Cuba, proclamaba que de nada vale aferrarse a las reglas de la dignidad “porque dignidad no se come”.

El criterio es que si la economía está funcionando bien, si la gente puede “vivir bien”, la política y la posibilidad de aplicar la alternancia en el poder dejan de ser importantes.

Todavía no se ha diseñado la fórmula para que se aplique este modelo cuando la economía no está pasando por un buen momento, y cuando la crisis debe ser disimulada con propaganda. En eso Bolivia está avanzando.

En las antípodas, dos países que buscan prescindir de los votos de la gente. Interesante.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0