PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 14 de diciembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Mauricio Aira

Hundimiento del Cerro Rico


2017-10-04 - 14:58:05
La cresta de la pirámide del Cerro de Potosí fue elegida por su belleza, su riqueza, su originalidad como la figura central del Escudo de Armas de la República de Bolivia al crearse en Sucre, la capital aquel 6 de agosto de 1825. Los bolivianos nacemos con la mirada puesta en nuestro Escudo por tanto en el Cerro Rico que hoy amenaza con desaparecer.

Todos los medios dieron la alarma y consiguieron crear un cierto interés que se concretó en tareas técnicas, al parecer ineficientes para evitar que el Cerro Rico desaparezca, como un volcán, pero al revés que la cresta se insuma, sea absorbida, engullida si se quiere por la inconsistencia deleznable que la excavación interna ha provocado. Varios siglos de inmisericorde explotación han dado lugar a miles de galerías, laberintos insondables que sostienen, quizá por milagro, la frágil estructura de una montaña que es parte inseparable de la Historia de Bolivia, de su pasado colonial y de su tierra argentada que dio riqueza a la Península Ibérica y fue sostén financiero desde la portentosa metrópoli en que se convirtió Potosí a partir de la revelación de la plata que pululó en su seno.

Galeano se pasó largos meses en Potosí, rebuscó en los archivos de la Casa de la Moneda y más tarde en Sevilla donde la Colonia asentaba las extracciones que desde el Cerro Rico eran trasladadas vía Cuba hasta Vigo en el norte ibérico, así en sus “venas Abiertas de América Latina” el uruguayo practicó cálculos bastante exagerados según un masista connotado de la riqueza con que Potosí aportó a la Corona. Lo cierto es que desde la metrópoli (con 120 habitantes, cuando Buenos Aires no pasaba de los 40 mil) se reguló el mundo de las finanzas con la moneda argentada convertida en fac totum de la economía. No faltan autores que atribuyen a este fenómeno el origen del Wall Street que hizo del dólar el patrón universal.

Ya en 1572 se crea la Casa de la Moneda, consolidada en 1759 para labrar y fabricar monedas de plata las primeras con la efigie de Carlos V. Resulta apasionante repasar la historia desde cuando las llamas con la cerviz erguida ingresaban a los patios y luego de recibir el cargamento de las monedas acunadas, partían rumbo a los puertos de Arica y Cobija. Recorrido que tomaba entre 40 y 60 días hasta descargar en los galeones que zarpaban hacia España pasando por Callao, Ecuador, Colombia, Panamá y Cuba. Imposible calcular cuánta plata aportó Potosí a España, aunque se da la cifra de 50 mil millones de dólares. De modo que las 24 “cooperativas mineras del Cerro” son, hoy en dia, en cierto modo el resabio de aquella poderosa empresa de sacar el metal y venderlo fuera de Bolivia.

El sacrificio de Ever y Willy Choque de 19 y 23 años muertos en el laboreo, se suma a los muchos cientos de miles de potosinos que murieron por la explotación del mineral. Hace bien por tanto COMIBOL, cuando interpretando la voluntad de los mineros les otorga yacimientos para continuar la explotación sin poner en riesgo el emblemático perfil de la Villa Imperial que tanto ha dado al Incario, a la Colonia y a la República a cambio de nada. Bolivia está en deuda con Potosí, el emporio de su riqueza entregada a manos llenas sin pausa hasta nuestros días como revela El Potosí sobre un “tapado en Colquechaca” hallado cuando perforaban roca para construir su sede sindical en la calle San Miguel, las monedas corresponden al 1815 y estaban destinadas a la Argentina, una pequeña muestra que respalda esta historia de riqueza y dolor.

Más publicaciones de Mauricio Aira
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0