PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 20 de abril 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Marcelo Ostria Trigo

Nueva percepción internacional


2017-12-20 - 13:56:31
Levantarse lealmente luego de una derrota política, denota que se acepta que se incurrió en errores, malos cálculos o que se fue por caminos equivocados. En cambio, echar toda la culpa a otros es parte de un escapismo inmoral. Esto viene a cuento por la insistencia oficial en atribuir la derrota del oficialismo en el referendo del 21 de febrero de 2016, que proponía la reelección presidencial indefinida, a una campaña de mentiras de la oposición. Esta conducta, mostró que no hubo -ni hay- propósito de enmienda. Por el contrario, ahora se insiste en que, si el pueblo “quiere”, el actual presidente irá nomás a una nueva reelección, pretendiendo que se olvide que ese mismo pueblo ya decidió su negativa a tal intento en un referendo. Es más: el Tribunal, Constitucional, con su írrito fallo, no ha cambiado la resolución popular.

El “reeleccionismo” es común en los neopopulistas empeñados en negar como válido uno de los elementos esenciales de la democracia: la alternancia en el poder. Pero hay más: con el propósito -o sueño- de sustituir la democracia que se funda en la voluntad de la mayoría y, cómo no, “en el respeto mutuo y convergente entre la mayoría y las minorías ciudadanas”, se plantea una extraña y poco conocida práctica: la forzada unanimidad. Por todo esto, no extraña que ya haya una creciente corriente crítica internacional a un modelo que se muestra encaminado a la dictadura a imagen y semejanza de las peores tiranías. Por ello, ya se ha desatado la condena internacional al régimen, y podría conducir al aislamiento afectando al comercio y la economía nacional, precisamente cuando ha pasado la bonanza -desaprovechada por el derroche y la corrupción- de los altos precios internacionales de los productos que exporta el país.

Se piensa que la magia del “iluminado” convencerá al mundo que los males del país son los que dejaron anteriores gobiernos; es decir que no son la consecuencia de las políticas equivocadas de sus tres gestiones y que supuestamente respeta la institucionalidad democrática, mientras afirma que la separación de poderes es un invento del imperialismo, que los curas no pueden opinar, que no hay corrupción, que la economía no está amenazada por el derroche y la ineficiencia y que no se vulneran los derechos humanos, cuando en realidad hay exiliados, presos políticos y amenazas a la prensa independiente.

Como sucede lo contrario, es que la opinión internacional ha comenzado a reaccionar. Es que, como sentenciaba Abraham Lincoln, “Podrás engañar a todos durante algún tiempo. podrás engañar a alguien todo el tiempo, pero no podrás engañar siempre a todos".

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0