PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 26 de mayo 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

Se acabó el tiempo


2018-01-17 - 21:10:46
Gabriel García Márquez lo dijo en “El otoño del Patriarca”: los dictadores pierden en sentido del tiempo. Y eso los pierde.

El presidente Evo Morales propone ahora debatir durante un año los detalles del Código Penal, y dice que en ese tiempo el texto será “socializado”, para que luego, en una reunión con cocaleros y Bartolinas, se aprueben las reformas.

Los expertos venezolanos y cubanos que asesoran al presidente no entienden, al parecer, que los plazos políticos en Bolivia son diferentes que los del Caribe.

El texto del código se ha “socializado” tanto en el país que todos los bolivianos lo rechazan, si por socializar se debe entender difundir una idea, conocerla en detalle.

Tanto se ha “socializado” el texto que en todas las carreteras del país, en todas las calles, en todas las plazas, la agente le dice NO, reforzando la respuesta del 21F. Lo han visto los corredores del Dakar, los choferes de los camiones, que respondían con bocinazos a los mensajes del NO que escuchaban y leían en todas partes.

Lo que corresponde ahora es responder al veredicto de la gente, que ha rechazado el código, como ha rechazado la intención del gobierno de desconocer el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016.

Leonardo Martínez fue claro. Si entras en una competencia tienes que cumplir las reglas, las normas, las condiciones. La única que entendió el mensaje fue la esposa del vicepresidente, que aplaudió a Martínez.

Quizá los asesores venezolanos y cubanos no entienden el concepto de plazos en estos lares. Esto no es una isla, no habrá balseros que huyan hacia Miami o hacia Curazao, ni hacia el otro lado del Titicaca.
Aquí los plazos se han acabado. Lo entendió Mariano Melgarejo un poco tarde, cuando llegaba a Yunguyo, y Gonzalo Sánchez de Lozada cuando se montaba en el helicóptero.

Los paramilitares que se exhibieron en el Plan 3000 de Santa Cruz no asustan a nadie. Las amenazas del vicepresidente no desalientan a nadie.

Ha llegado el momento de aceptar la realidad. El pueblo boliviano ha dicho su palabra. No tiene líderes, pero ¿a quién les hace falta?
La gente no quiere más narcotráfico. Ese es el mensaje mayor. Lo demás son nimiedades.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0