PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 16 de agosto 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Fernando Rodriguez Mendoza

Ser o no ser


2018-01-26 - 21:53:56
Una de las citas más famosas de la literatura universal es la primera línea de un soliloquio que aparece en el acto III de la obra Hamlet de William Shakespeare, "Ser o no ser, ésa es la cuestión", que introduce la lucha entre la vida y la muerte que Hamlet libra dentro de sí mismo.

Esa cita, que es considerada y usada como síntesis de los procesos mentales de indecisión y duda, no se la usa únicamente como un dilema entre la vida y la muerte o entre ser valiente o ser cobarde ante la pulsión de vivir, ha salido de ese contexto y en general es usada cuando se presenta el dilema moral de la conducta cotidiana en diversos aspectos; por ejemplo, queremos vivir en democracia o no; queremos vivir en libertad o no, queremos que se respeten las leyes o no, y así dentro de la conducta cotidiana vamos encontrando dilemas que necesitan tener respuestas en las actitudes personales de cada individuo.

En estos momentos de convulsión social que estamos viviendo, se presenta un dilema muy particular, debemos participar, organizar y festejar el Carnaval cruceño o no. Existen muchos argumentos a favor o en contra del antruejo. Considero que no es una discusión apropiada, por tratarse de un festejo anual de larga tradición y que sirve, justamente, para olvidar las preocupaciones, penas y problemas que día a día todos van teniendo, sin que signifique ni menos represente, que mantener los carnavales puedan modificar en algo los temas de fondo que se van a seguir sintiendo con la misma intensidad y mientras las causas no se modifiquen.

Es oportuno, además, aclarar un equivocado pensamiento estereotipado que se menciona recurrentemente de que hemos perdido el mar por festejar los carnavales. Lo que no es cierto, toda vez que ese negativo criterio se presenta por la coincidencia que al empezar el Carnaval en febrero de 1879, coincidió con la entrada en vigencia dela aplicación delimpuesto de 10 centavos por quintal de salitre exportado por la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (de capitales ingleses y con empleados y trabajadores chilenos);dicho impuesto, encontró una gran resistencia de parte de los propietarios de la empresa afectada, y una cerrada defensa de su causa por parte del gobierno de Santiago, iniciando un conflicto diplomático,y el 14 de febrero de 1879 el prefecto de Antofagasta ordeno el arresto del representante deCompañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta y el embargo de los bienes de la misma. Coincidentemente, dos días anteshabía atracado en Antofagasta el Blanco Encalada, la nave más poderosa de la flota de guerra chilena. La decisión de ocupar Antofagasta por los chilenos se planificó para el 14 de febrero, el mismo día en que debían ser rematados los bienes de la compañía. El error en que incurrió el Gobierno boliviano no fue festejar el Carnaval cuando Chile había invadido Antofagasta, fue en no anticipar la posible invasión chilena como respuesta a la excusa que fue el impuesto aplicado al salitre.

Me parece que el pueblo cruceño debe festejar su carnaval, al igual que lo harán los orureños, cochabambinos y tarijeños, y mantener en alto su conducta hasta ahora demostrada en sus reclamos.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0