PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 17 de octubre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

El esperado fallo en La Haya


2018-03-28 - 17:42:15
Concluidas las intervenciones de los agentes y abogados de Bolivia y Chile en la Corte Internacional de Justicia, se abre un tiempo de espera en el que no contarán las declaraciones ni los anuncios de las partes. Tampoco tendrá efecto el esfuerzo de algunos chilenos de negar la existencia de un problema no resuelto, como si con ello éste desapareciera. Es que, mientras persista y no se resuelva, se recordará esta advertencia: “No nos echemos tierra a los ojos, no incurramos en la simpleza, la ilusión de creer que Bolivia a la larga se olvidará del litoral perdido. El país del altiplano continuará clamando por el mar. No es capricho suyo, es cuestión de identidad, de patria inolvidable, insoslayable, inmodificable” (Oscar Pinochet de la Barra, diplomático chileno - 1920-2014). Ahora, la intemperancia nuevamente está presente. Ácidos duelos verbales y descalificaciones mutuas, desnaturalizan lo aconsejable y civilizado: negociar.

Se piensa que la Corte Internacional de Justicia tiene dos opciones para su sentencia: Que Chile está obligado a negociar de buena fe con Bolivia una salida soberana al mar, aplicando la teoría de que los actos propios crean obligaciones (doctrina Estoppel), o desestimar la demanda boliviana. ¿Pero, se está seguro de que la Corte se limitará a esas dos opciones? Ésta Corte, por los menos en dos oportunidades, dictó sentencias pretendidamente salomónicas, aunque en el caso de la mediterraneidad de Bolivia no es fácil imaginar cómo lo haría.

En el diferendo colombo-nicaragüense sobre la soberanía de la isla San Andrés en el mar Caribe, la Corte dictó sentencia reconociendo que la isla pertenece a Colombia; sin embargo, estableció que este país perdería el 43% de su territorio marítimo en el Caribe. Por ello, el presidente Juan Manuel Santos rechazó el fallo y denunció el Pacto de Bogotá. Otro: En el fallo sobre la disputa peruano-chilena por la delimitación de sus espacios marítimos, extrañamente la Corte resolvió que el límite marítimo de los dos países será una línea fronteriza quebrada.

Por otra parte, deben preocupar las advertencias de algunas personalidades chilenas, entre ellas, la del ahora senador Insulza en sentido de que Chile no estaría, en ningún caso, obligado ni dispuesto a negociar con Bolivia una solución a la mediterraneidad con la cesión de un territorio.

El tema es difícil. Por ello, en lugar de encendidas declaraciones triunfalistas, sería mejor actuar con prudencia y tomar en serio el necesario buen manejo diplomático en este trascendental asunto.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0