PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 20 de agosto 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Marcelo Ostria Trigo

Una asamblea caliente


2018-06-13 - 12:51:30
No sorprendió que la mayoría de los miembros de la OEA, especialmente los del Grupo de Lima, hayan promovido que se desconozca la reelección de Nicolás Maduro y se condene al régimen chavista corrupto que viola los derechos humanos, vulnera la institucionalidad republicana y es causante de la más aguda crisis económica en la historia venezolana. Se planteó, asimismo, la apertura del proceso de suspensión de la membresía de Venezuela, de acuerdo con la Carta Democrática Interamericana.

Los debates en la Asamblea sobre el proyecto de resolución condenatoria contra el régimen venezolano fueron ásperos. La defensa venezolana, a cargo de su agresivo canciller, ante la imposibilidad de justificar las tropelías del chavismo, apeló al agravio. Pero en la discusión solo fue apoyado por un par de países, entre estos Bolivia, de los 35 que integran el organismo.

Sin embargo, por ahí se afirma que los que promovieron la censura contra Venezuela y su suspensión del organismo fracasaron al no reunir los votos requeridos para la exclusión inmediata del chavismo. Estos son los que se resisten a admitir que hubo para ellos una clara derrota en la OEA, pues Venezuela solo tuvo el respaldo de exiguos votos: entre ellos el de Bolivia, el único país sudamericano. Pero hubo más: los antiguos aliados de chavismo, como Ecuador y la República Dominicana, se abstuvieron, y lo impensable: el régimen sandinista votó en blanco la resolución de condena al régimen de Maduro.

En abril de 2017, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció que su país iniciaría –como efecto lo hizo– el proceso de su retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA). Y añadió: "Venezuela no participará en lo sucesivo de ninguna actividad, de ningún evento, donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo". Por su parte, el actual canciller venezolano en la reciente Asamblea expresó: “Estamos contando los días para retirarnos de esta organización”. No es comprensible, entonces, que el Gobierno de Maduro haya resuelto asistir a esta Asamblea y enfrentar las acusaciones en su contra. ¿El Gobierno chavista, al decidir su participación, no habrá advertido que los apoyos con que contaba ya se han esfumado y que, inclusive el sandinismo, ahora acorralado, se iba a abstener en la votación del proyecto de resolución de condena? Hay, seguramente, muchas suposiciones sobre esta incongruencia.

Los derrotados también fueron los que siguen aferrados al Socialismo del Siglo XXI ya en retroceso, y que no advierten que el apoyo a esta feroz dictadura no es precisamente meritorio.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0