PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 13 de diciembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

De diestros y siniestros


2018-07-25 - 19:43:17
A pocas horas de clausurarse en la Habana el XXIV Congreso del Foro de Sao Paulo residual, esa entelequia que originó que varios gobiernos populistas de izquierda se entronicen en el poder de algunos países de América Latina, la Asamblea Nacional Popular de Cuba, país que fue el fundador y creador de ese engendro, acaba de aprobar el nuevo texto de la Constitución Política de esa Isla, donde el término “comunismo” fue tajantemente eliminado, e incluye el derecho a la propiedad privada, como un elocuente reconocimiento de que ese sistema expiró sin pena ni gloria, al igual que en la antigua Unión Soviética, después de siete décadas de inclemente dictadura que privó a sus pueblos de ingresara un mundo moderno de bienestar y desarrollo, y de aislarlos de la comunidad internacional, como fue el caso de la China, Corea del Norte, Laos y Vietnam.

Recordemos que, después de la caída del Muro de Berlín en 1989 y del derrumbe del comunismo en la ex Unión Soviética, Fidel Castro decidió sustituir el apoyo que recibía de esa potencia, por una transnacional latinoamericana y, aprovechando el poder parlamentario que tenía el Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil, convocó en 1990, junto con Luis Inazio "Lula" Da Silva, a todos los grupos guerrilleros de América Latina a una reunión en la ciudad de Sao Paulo parafundar una organización que se autodenominó el Foro de Sao Paulo.

Además del Partido de los Trabajadoresde Brasil y del Partido Comunista de Cuba, acudieron a dicho llamado, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua; la Unión Revolucionaria Nacional de Guatemala (URNG); el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador; el Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México; y diversos grupos guerrilleros y partidos de izquierda de la región que se han ido sumando a lo largo de los años, como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) de México.

En vista de que el marxismo de los años sesenta estaba ya caduco y desprestigiado, los directivos del Foro de Sao Paulo decidieron adoptar formalmente diversos disfraces: uno fue el del indigenismo, o la supuesta lucha por los derechos de los indígenas, para encubrir la formación de grupos guerrilleros (Ejército Zapatista de Liberación Nacional); y también la promoción del separatismo, argumentado que los territorios ocupados por las tribus indígenas son propios y no del Estado nacional, como el movimiento Mapuche en la Argentina. Otro fue el del ecologismo radical y, finalmente, el de una versión extremista de la llamada teología de la liberación, con el objetivo de dividir la Iglesia Católica y justificar la violencia con argumentos presuntamente cristianos.

A la luz de lo expuesto, nos preguntamos: ¿Cómo puede ser posible que, ante tanta evidencia de contrición y enmienda, existan todavía impostores que nos machaquen diariamente con la consabida muletilla de las izquierdas y las derechas, cuando la mayoría de sus mentores están presos o huyendo de la justicia, ya sean estos diestros o siniestros?

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0