PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 14 de diciembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Jimmy Ortiz Saucedo

Cachuela Esperanza, un patrimonio olvidado


2018-10-01 - 10:49:21
La segunda semana de agosto 2018, tuve la alegría de visitar; juntos con la Fraternidad Haraganes, el Departamento del Beni. Estuvimos visitando Riberalta, Guayaramerin, Cachuela Esperanza, y el hotel Pakkas; en Rondonia-Brasil.

La belleza natural del norte beniano es deslumbrante. La flora y la fauna amazónica, hace gala de todo su esplendor, en esta región de la patria. Impresionan sus ríos caudalosos,como el Mamoré, el Madre de Diosy el rio Beni. Pero lo que más impresiona es la calidad humana de su gente, su sencillez, su amabilidad sin cálculos, su don de gente. Cuánta nostalgia sentí del Santa Cruz de antaño, cuando me relacioné con estos queridos hermanos. La belleza de sus mujeres, es también otra característica beniana.

En el desfile del 6 de agosto vi el gran amor que estos ciudadanos tienen por Bolivia. Amor que no es correspondido como debiera, en la inversión pública que reciben para su desarrollo. Ya es hora que el Estado en general y el Gobierno Central en particular; que maneja el 91% de los recursos de Bolivia, inviertan adecuadamente en el Beni. Invertir para desarrollar el Beni, es muchísimo más importante que hacer canchitas de pasto sintético y palaciosfaraónicos.

Ya es hora de tener un progreso económico y social equilibrado en Bolivia, el Beni tiene todas las condiciones para ello. Hace faltatambién, que sus propias autoridades se pongan el Beni en la espalda, y lo hagan acelerar sumarcha. Nadie hará por ustedes, lo que tienen que hacer ustedes mismos, esa es la experiencia Cruceña. No nos dieron luz y creamos la CRE, no nos dieron agua y creamos SAGUAPAC, no nos dieron teléfonos y creamos COTAS. Ante la falta de Estado, los Comités Cívicos tienen que jugar también su papel, en el desarrollo beniano.

Pero el epitome del abandono es la emblemática Cachuela Esperanza, otrora emporio de la goma de Don Nicolás Suarez, hoy es un lugar tristemente abandonado y en proceso de destrucción acelerado. La memoria de Don Nicolás y su legado, debiera ser reconocido por Bolivia, comoagradecimiento a la conquista y la defensa del norte de la república.Espero que algún día lo entiendan.

jimiortiz@cotas.com.bo

Más publicaciones de Jimmy Ortiz Saucedo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0