PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 14 de noviembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Tenso ambiente político


2018-11-07 - 10:46:44
Falta un año para las próximas elecciones generales y persiste el empeño del oficialismo en eternizarse en el poder. Esto, como era de esperar, ha erizado el ambiente político. Por otra parte, hay rechazo ciudadano a la dispersión de los competidores opositores que muestran absoluta falta de coincidencias con los partidos que los propician.

Por ejemplo, ir como candidato aupado por el maoísmo demodé e impracticable, no es serio. El oportunismo no puede llegar tan lejos e ignorar diferencias abismales, cuando se trata de la orientación democrática que se propone dar a un futuro gobierno.

No es cierto que haya personajes iluminados e indispensables y que, sin ellos, todo estaría perdido. Tampoco es cierto que debemos transigir con quienes niegan la democracia representativa, pues no se trata de unir solo por unir, sino de concertar para salvar al país de un designio continuista. Se trata también de evitar que el Estado siga creciendo en desmedro de las iniciativas de los ciudadanos, como propician el maoísmo y otras corrientes autoritarias.

Ofrecer una alternativa viable y única al poder actual no es fácil. Hay en la oposición, como se advierte, diferencias de concepción política. Lo que sí une es el rechazo al populismo depredador. Se dirá que esto siempre fue así y que lo mismo sucedió en el pasado. Pero también es cierto que nunca, como ahora, hubo un gobierno que tanto despreció a los ciudadanos libres, y que se ha alejado de la moral funcionaria, de la tolerancia al pensamiento diferente, de la ley –inclusive la propuesta por el partido en el poder-, y de la buena vecindad internacional.

Jamás, como ahora, un gobierno como el actual insistió en mostrar sus derrotas como triunfos, ni usó tantos agravios para justificar sus tropezones. Tampoco hubo en el pasado tanto esfuerzo en perder prestigio por afinidades, casi serviles, con otros regímenes totalitarios.

Pero no hay barreras infranqueables para un pueblo decidido a vivir en libertad. No cambiar lo malo, es decir plantear una propuesta extremista que también se oriente a restringir o a eliminar los derechos ciudadanos, no resuelve ninguna crisis. Es más, esa propuesta, propia del populismo, solo dispersa y engaña a las sociedades ávidas de cambio en libertad.

Aún hay tiempo para que surja una propuesta seria y acorde con el sentir popular: vivir en democracia, bajo el imperio de la ley y con el resguardo de una justicia imparcial que garantice la vigencia plena de los derechos ciudadanos, preservando la libertad.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0