PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 20 de mayo 2019 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Veinte años de oscuridad


2019-03-12 - 21:01:04
Es difícil, sino imposible, el dejar de referirnos a la lamentable situación por la que vienen atravesando los hermanos venezolanos, en especial para quienes guardamos fuertes lazos de hermandad, amistad y gratitud por esa bella, como generosa tierra.

De esta manera reafirmamos que, sólo a un puñado de psicópatas disfrazados de políticos, que ejercen circunstancialmente la más ignominiosa tiranía en la tierra del Libertador, pretendan atribuir las causas del apagón que sufre el 70% del territorio venezolano, a un sabotaje perpetrado por los EE. UU., a sabiendas que esta catástrofe es el resultado de una combinación delincuencial entre: una mala gestión, falta de mantenimientoe inversiones, y un vil desfalco en el sistema eléctrico venezolano.

Asimismo, por la tardanza y las consecuencias de la falla, se puede inferir que ésta se debe a un problema en las líneas que salen de la hidroeléctrica del Guri, otrora la segunda central más grande del mundo, para orgullo de los venezolanos, y donde hace quince años ya se acusaba una enorme deficiencia de mantenimiento en las turbinas instaladas en ella y una total e improvisada ineptitud en su manejo. Recordemos que, en 2010, cuando Chávez era todavía el micomandante eterno, ya se habían presentado frecuentes apagones que indujeron a manifestaciones de descontento popular y de varios empresarios que se vieron muy afectados. Con igual cinismo, estos desperfectos fueron atribuidos por el régimen de entonces a una “guerra económica” declarada por la oposición y el imperialismo.

A la luz de esos apuntes, resulta absurda y ridícula la denuncia formulada por el déspota, instruida posiblemente por su pajarillo asesor, que dicho desperfecto se debería a “ataques electromagnéticos” al “cerebro” de la hidroeléctrica. ¡Ojalá que la tecnología dispusiese de la capacidad de interferir en su propio cerebro! Para acabar,de una vez por todas, con la tragedia que viene ocasionando este tirano a Venezuela.

Ante tan terribles estropicios, tal como señalamos en nuestra entrega anterior, cada vez son más los líderes opositores,y el propio presidente Juan Guaidó, que están considerando seriamente la aplicación del artículo 187 inciso 11 de la Constitución venezolana, que autoriza el ingreso de fuerzas militares extranjeras a territorio venezolano, con el fin de liberarlo de la satrapía que lo gobierna.

Un viejo adagio señala que: “no hay inventor que no sucumba en su creación”, refrán que falsamente se lo atribuyen al Dr. Joseph Guillotin, médico y diputado francés, cuyo nombre se lo asocia con la invención de la guillotina, ese dispositivo mecánico utilizado para ejecutar condenados a muerte y, en el cual, él mismo habría perdido la cabeza.

Con la anterior digresión, nos referimos al citado artículo 187-11 que,habría sido introducido y creado mañosamente por castrochavistas, a tiempo de elaborar la CPE venezolana, pensando en la necesidad legal de autorizarel ingreso de tropas cubanas a Venezuela, ante laeventualidad deuna hipotética agresión militar imperialista. La realidad nos demuestra que,después de la caída de todos los experimentos socialistas que se dieron en nuestra región, incluyendo el sexagenario régimen cubano, lo único que sacaron en limpio fue la intrusiónde veinte años de oscuridad.

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0