PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 17 de octubre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculos
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Víctor Vargas Montaño

Las interminables vacaciones judiciales


2015-10-27 - 19:07:46
Entre las últimas “reformas” o mejor dicho, entre los últimos ensayos de manejo del Órgano Judicial de nuestro país, se ha determinado que las vacaciones judiciales no sean colectivas en cada Distrito, sino más bien escalonadas, es decir, que no pueden salir de vacaciones todo el Órgano Judicial al mismo tiempo en cada Departamento como se lo venía haciendo antes.

El propósito de este cambio, se decía que favorecería a la sociedad, pues de esta manera se creía y así lo sostenían sus proponentes, que la sociedad no se vería perjudicada en el avance de sus procesos, como también, no habría un vacío judicial por efecto de las vacaciones de cada Distrito.

Recordemos que hasta el año pasado, cada Distrito programaba sus vacaciones colectivas y durante ese periodo sólo quedaban en el área penal algunos jueces y tribunales de turno al igual que una sala especializada del área, los mismos que atendían casos nuevos, asuntos con detenidos preventivos y todos los trámites considerados urgentes.
Lo que no se podía era ingresar demandas nuevas en las áreas: Civil, Familiar, Laboral y Administrativa judicial ya que en estas áreas todos entraban de vacaciones colectivas (valga la redundancia).
Pero antes de imponer estas famosas “reformas”, ¿Se habrá molestado alguien en realizar un estudio de su factibilidad e implicancia en los resultados que se podía tener?, o quizá simplemente se lo habrá impuesto a la vieja ultranza, o como dijo alguna vez Evo Morales, ¡yo le meto nomás!, y que los abogados luego lo arreglen para qué han estudiado…

Ahora según se viene “experimentando”, las vacaciones judiciales escalonadas se están convirtiendo en las interminables vacaciones judiciales, y lo más grave aún, es que esto no lo podrán arreglar ni los abogados y mucho menos los políticos, el daño ya está hecho, en Santa Cruz hemos tendido las vacaciones de los jueces en los juzgados “impares” por tanto los jueces de los juzgados “pares” quedaron en suplencia, luego ha venido la vacación de los juzgados “pares” y los otros quedaron en suplencia; lo que a simple vista parece una maravilla, pero resulta que en todo ese tiempo las causas se han retrasado en dos periodos, tanto en las vacaciones de los unos como de los otros, no se le podía exigir a los de turno ni para que despachen sus propias causas por el mismo hecho de la recarga de funciones ya que a la vez era juez de otro juzgado, menos aún exigir en el que venía de suplente ya que no son sus propias causas y no conoce los temas de qué se trata el proceso en sí.

Para colmo y como es lógico, ahora toca el turno de las vacaciones de los secretarios y actuarios, los mismos que también saldrán por turnos dejando unos a otros en suplencia por el término de cada vacación. Y como tampoco se puede avanzar en el procedimiento sin la participación de estos funcionarios, continuaremos entonces rezagándonos un tantito más (como dos meses), en los trámites procesales, ni qué decir cuando les toque salir de vacaciones a los señores oficiales de diligencias…

Como podrá advertirse, el “ensayo” de modificación en lugar de brindar mayor agilidad a los trámites judiciales, está causando un enorme e irreparable retraso, ahondando aún más la retardación de justicia y por ende, perjudicando al Sistema Judicial y a la Sociedad en su conjunto. Esperamos que la cuestión sea tomada en cuenta por los Colegios de Abogados, el Consejo de la Magistratura, la señora Ministra de Justicia y todas las autoridades que tengan que ver con el asunto para darle una solución inmediata. En mi concepto, el sistema anterior era más provechoso en todo sentido, si bien cada Distrito anualmente tenía un periodo de casi absoluta inactividad por vacaciones colectivas, pero luego todos trabajaban sin excusa y el mundo litigante sabía a qué atenerse, ahora con estas interminables vacaciones, nadie sabe qué ocurrirá con su proceso (en cuanto al tiempo de cada acto procesal), es un verdadero calvario para los abogados y para las partes, actitud que de hecho genera inseguridad jurídica y zozobra para los litigantes…

Más publicaciones de Víctor Vargas Montaño
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0