PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 30 de agosto 2015 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaLa PazSanta CruzPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Ovidio Roca

Kawsachum coca y economía


2015-08-21 - 19:00:39
El cultivo de la coca es una actividad tradicional en el área andina boliviana, donde este estimulante se usaba y usa comouna manera de paliar el hambre y el cansancio y en fastos ceremoniales. Su área original de cultivo se encuentra en los yungas de La Paz.

A mediados del siglo pasado se abrió un área de colonización en el Chapare, trópico cochabambino, y allíse estableció una segunda áreaimportante de producción de la hoja, cultivo que ahora se expande en forma dispersa hacia Santa Cruz, Beni y Pando.

En las condiciones tropicales del Chapare, el rendimiento de los cocales supera en un cien por ciento al de Yungas, aunque la calidad para el masticado es mala, pues entre otros aspectos las hojas son gruesas y manchadas por hongos debido a lo húmedo del clima; por tanto nadie acullica coca de chapare, aunque esto no es óbice para su cultivo pues su mercado es la producción de cocaína.

En Yungas la producción promedio de hoja de coca seca por hectárea,es de alrededor de 1.305 kilogramos, mientras que en el Chapare se producen 2.764 kg, es decir más del doble.

Revisando la información disponible en internet sobre la economía de la coca podemos verificar que este esunnegocio para los grandes traficantes.

Thomas Grisaffi (marzo 2014) explica que: “la hoja de coca representa el elemento más costoso en la cadena de producción. En los últimos cinco años, el precio de la coca se ha duplicado a 28 bolivianos por libra (US$4), en parte como resultado de los controles gubernamentales que limitan la producción y comercialización de la hoja de coca. En promedio, se necesitan 135 kilos de coca para procesar un kilo de pasta base de cocaína, lo que significa que a los precios actuales, los pichicateros gastan 1.200 dólares sólo en la hoja de coca. Cuesta aproximadamente 1.500 dólares producir un kilo de pasta base, esto incluye los gastos generales para el equipo inicial, la hoja de coca, precursores químicos, mano de obra y transporte”.

“En el Chapare, un kilo de pasta base de cocaína se vende entre 1.650 a 1.700 dólares, lo que significa que los beneficios netos para los productores de pasta de coca pueden ser tan bajos como de 150 dólares por kilo”.

Por ende, quienes se dedican a la producción local de pasta básica, como peones y químicos y para el alto riesgo en que incurren; son poco beneficiados y cabe decir que son el proletariado del narcotráfico.

El negocio empieza a mejorar con los laboratorios que convierten la pasta base en cocaína cristalizada y se dispara en la comercialización internacional. Existen datos de que en Bolivia, utilizando pasta base proveniente del Chapare y el Perú, se produce un kilo de cocaína de alta calidad por 2.000 dólares. Ese mismo kilo en São Paulo o Buenos Aires alcanza un valor de 8.000 dólares. Por lo tanto, los narcotraficantes pueden ganar más de 5.000 dólares por kilo. En el mercado estadounidense el kilo vale 30.000 dólares y el mismo kilo cortado y vendido al menudeo, alcanza los 120.000 dólares.
El último informe de la UNODC "Monitoreo de Cultivos de Coca 2014" indica que las plantaciones de coca en el país se redujeron a 20.400 hectáreas.

Este informe registra que en Yungas existen 14.330 ha y en Chapare 6.314 ha. Los rendimientos promedio, de hoja seca por ha, son de 1.215 Kg en Yungas y el doble en Chapare, con 2.410 Kg por hectárea.
Es probable que además existan muchas áreas dispersas de cocales en los Parques, en el TIPNIS y muchas otras regiones del oriente y hasta Pando, las que no han sido registradas en este informe.

No se menciona, que la reducción del área de cocales está siendo compensada con mayor producción de hoja por hectárea, gracias a los abonos y tampoco se hace referencia de la mayor eficiencia en la extracción de cocaína, con los nuevos métodos y tecnologías colombianas.

El 31 de julio de 2012, Kerlikowske, director de la Oficina para la Política Antidrogas de la Casa Blanca, durante una conferencia en el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) en Washington manifestó que “los datos indicarían que la producción de cocaína en Perú es de 325 toneladas y la de Bolivia de 265 toneladas”.

Si asumimos un precio en frontera de esta producción de cocaína de 8.000 dólares por kilogramo tendríamos una economía de exportación cocainera de 2.000 millones de dólares. Por su parte el Vicepresidente García Linera, indica que la cifra de exportación de cocaína es de 700 millones de dólares.

Actualmente en el Chapare, por la sobre explotación de la tierra, excesivo uso de agroquímicos y la presencia de pestes como los hongos, se hace cada vez más problemático el cultivo de la hoja, por lo que los cocaleros están ampliando sus áreas y por eso el interés en el TIPNIS y Pando.

Todo señala que las grandes ganancias del negocio de la cocaina cae en manos los cárteles del narcotráfico, por lo que si se trabaja a nivel internacional para cortar su cadena de producción y comercialización es posible limitar la producción de coca en Bolivia y especialmente en el Chapare y otras áreas del oriente.

El narcotráfico es un negocio y como todo negocio está sujeto a las leyes del mercado. Una manera de afectar el mercado es legalizarlo y con eso se evitan los monopolios, las mafias y se genera una mayor oferta y de mejor calidad afectando menos a la salud. De esta forma se actuó con éxito en los Estados Unidos con el alcohol, abandonando la prohibición. Lo mismo se intenta actualmente con la marihuana en varios países.

Con la cocaína la situación es más complicada debido a que es grandemente adictiva y convierte al drogadicto en esclavo de su vicio, por lo cual el hará todo por satisfacerlo y con esto se destruye la moral, la familia y la sociedad.

Mientras no haya otra solución, que al perecer está en conseguir antídotos e inhibidores de la cocaína, el camino para su control esta en actuar sobre el mercado de demanda.

Decíamos que este es un negocio de los grandes narcotraficantes, de los cárteles internacionales y por ende debemos enfrentarlo uniéndonos todos los afectados, países vecinos y países consumidores. Es necesario realizar el control total sobre la cadena de producción y distribución, controlando los cocales, los precursores, destruyendo los centros de procesamiento, controlando las fronteras y el tráfico aéreo.

Con mayores controles y limitaciones sobre las áreas de cultivo y la ampliación y profundización de los programas de cultivos alternativos, que cuenten con mercados internacionales, es posible incentivar a los cocaleros para que cambien de rubro y así disminuir el área cocalera.

Los cocaleros viven en un permanente ambiente de incertidumbre, que está asociado a la ilegalidad y en el cual no es posible trabajar y prosperar. Ganan dinero, pero con mucho riesgo y al margen del lavado, en inversiones fuera del Chapare, no pueden invertir en algo sólido que garantice su futuro y el de su familia.El programa de cultivos alternativos que se inició con éxito en el Chapare es un buen inicio que habría que continuar y ampliar.
ovidioroca.wordpress.com

Más publicaciones de Ovidio Roca
DATOS

¿Cree usted que el fallo del Tribunal de Justicia de La Haya será en favor de Bolivia?
NO
SI
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2015
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0