PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 17 de agosto 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Dante N. Pino Archondo

Velar por el imperio de la Constitución


2018-08-14 - 20:04:34
Llegará el momento, no le quepa duda alguna, en que debamos tomar una decisión que tendrá consecuencias de enorme importancia para nuestras vidas. La suma de acontecimientos que se han producido a lo largo de estos trece años de gobierno ha colmado la paciencia y voluntad popular. Sucede que cuando esto pasa, cualquier chispa hace estallar esa acumulación de insatisfacciones, desencantos, mentiras, traiciones y promesas incumplidas. Nada es mas duro que observar al líder caer del pedestal donde lo pusimos. De la frustración deviene la bronca y luego nada importa.

Nos han empujado hasta el fondo sin la menor consideración, nos han vejado como si fuéramos sus enemigos, nos ha despreciado hasta el grado de hacernos sentir accesorios, nos han puesto trampas para enviarnos a la cárcel y de todo esto se han reído, se han burlado y han hecho alarde su poder.

La soberbia mostrada como orgullo de lo que se creen ser junto con la manera de humillar al gobernado ha tomado una profundidad tan grande que hasta la humildad se rebela. Creer que el ciudadano es un idiota sin criterio al que se le puede contar las ocurrencias desde el poder que se ejerce, es menospreciar el sentido común que todos tenemos.
Y este sentido común el que nos alerta, el que nos da aviso del final y nos pide que resolvamos, que definamos si vamos a continuar soportándolos.

El día se acerca, es el día en que el señor Evo Morales oficializará su inconstitucional candidatura, momento en el que se romperá el pacto que la democracia nos permitió enlazar, es cuando todo se convierte en algo si somos capaces de reaccionar.

Cuando un presidente rompe el pacto democrático con el pueblo, ya no puede reclamar obediencia. Me pregunto qué harán las Fuerzas Armadas. Que tienen un mandato supremo. Velar por el imperio de la constitución. Eso quiere decir hacerla cumplir.

Si nuestras Fuerzas Armadas callan, habrán otorgado, y eso se deberá entender como complicidad con quienes violan la constitución. Deberán atenerse a las futuras consecuencias de esa decisión.

Si por el contrario comunican al presidente que partir de ese momento dejaran de prestar obediencia porque juraron velar por el imperio de la constitución, habrán actuado en consonancia con la ley única servidumbre que no mancha.

Las Fuerzas Armadas como institución son mucho más que unos cuantos Generales. Esto lo que se debe entender como una valiente confrontación con el poder político. No es un llamado al golpe ni al retorno a esos períodos negros que tuvimos a lo largo de estos 193 años de vida republicana. Es asumir la responsabilidad que la propia constitución les demanda.

Ese momento se acerca y es bueno prepararse. Los militares saben que todo debe planificarse, y que cada paso táctico tiene una estrategia por delante. No hay mayor nobleza que asumir con grandeza el mandato que deviene del poder que el soberano les ha encomendado.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0