PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 14 de diciembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Democracia y elecciones


2018-12-13 - 18:36:14
La Carta Democrática Interamericana, aprobada por unanimidad por los países miembros de la Organización de los Estados Americanos, establece que “Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”. No obstante, este organismo, al que se le encomendó estudiar y aprobar la Carta, no ha respondido con las acciones previstas en los casos de que se violen sus principios. En efecto, no se hizo nada significativo con las autocracias de Venezuela y Nicaragua que niegan los elementos de la democracia y reprimen ferozmente a sus pueblos. Las condenas en comunicados y resoluciones nunca alcanzan para restablecer los derechos humanos ni la democracia conculcada por las tiranías.

Quizá no es justo echar todas las culpas de esta conducta vergonzante a los organismos internacionales, pues éstos “no son, ni más ni menos, lo que sus miembros quieren que sean”. Por ello, la responsabilidad por la inacción de la OEA la comparten los gobiernos renuentes a contribuir a que se restaure la democracia y la legalidad.

Por otra parte, se esparce la idea de que la falta de legitimidad de un gobierno y las restricciones a la libertad, deben ser resueltas por los ciudadanos afectados. Entonces, la solidaridad ya no contaría, y el destino de los oprimidos y desvalidos, casi siempre indefensos, sería ser dominados por las satrapías.

Pero hay señales de cambio: A iniciativa del gobierno de Perú los gobiernos de los países reunidos en el grupo de Lima, promoverían la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela si Nicolás Maduro se empeña en iniciar un nuevo período presidencial siguiendo el estilo castrista. Es más: la preocupación general ya no se centra solo en las tropelías de chavistas y sandinistas; ahora ya se incluye a Bolivia.

Vanesa Vallejo, en Panam Post, por ejemplo, dice que el propósito del presidente Morales es “perpetuarse en el poder” como expresión del “carácter totalitario de cualquier socialista”. Y advierte: “si en Bolivia se elige a un socialista, sacarlo es muy difícil”. El periodista Andrés Oppenheimer afirma: “…si la oposición no retoma el protagonismo político (…) me temo que Venezuela –lo que también es aplicable a Bolivia– seguirá en camino a convertirse en una dictadura consolidada (…) como Cuba”.

Las acciones nacionales, coadyuvadas por el exterior, podrían evitar mayores males. De ser así, habrá que dar razón a quienes inicialmente se vio como ingenuos, pero que, en verdad, habrán vislumbrado una salida honrosa a esta triste realidad.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0