PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 15 de diciembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Saúl Dávila Tórrez

Se inicia la ´Era Trump´....¡y emerge una nueva corriente política y económica mundial!


2017-01-24 - 10:21:10
A despecho de todas las encuestas de institutos especializados de Estados Unidos, medios informativos escritos y audiovisuales influentes de todo el mundo, de instituciones públicas y privadas vinculados a sectores feministas y de defensa del medioambiente de diferentes ámbitos del planeta y, sobre todo, del partido Demócrata norteamericano, el 20 de este de enero Donald John Trump asumió posesión de la presidencia del país más poderoso del mundo, y surge una nueva forma de política y economía mundial. ¡La Era Trump ha emergido contra viento y marea!

Trump, un multimillonario sin trayectoria política, tuvo una campaña controversial mediática, que fue lo que atrajo la atención mundial (¿estrategia política?). Imaginémonos a Abraham Lincoln en una campaña similar por la presidencia donde su propio partido estaba en contra, y con un pueblo dividido por la esclavitud y el racismo contra los negros. Hoy, Estados Unidos está dividido por políticas sociales segregacionistas y por un Congreso que no está a la altura de los tiempos.

Periodismo comprometido

El periodismo norteamericano cayó al nivel más bajo-histórico de profesionalidad e imparcialidad y se sumió en una desesperada política comunicacional denigratoria contra el postulante republicano a la Casa Blanca. Los medios informativos olvidaron conceptos esenciales del ejercicio periodístico, y cualquier noticia sobre Donald Trump se la editorializó -práctica en desuso entre los hombres de prensa de nivel-, cuando los conceptos científicos del periodismo más elemental establecen que, aquél -el editorial- sí permite criterios subjetivos y juicios de valor, mientras que la noticia debe ser absolutamente imparcial. Presentadores y reporteros de CNN en Español, por ejemplo, generaban entrevistas y comentarios difamatorios haciendo escarnio del nóvel candidato. Como periodista, sentí vergüenza ajena y dejé de ver los programas de esa red mundial televisiva, por higiene mental!

El voto electoral

Cuando las agujillas del reloj de los pronósticos y sondeos de opinión comenzaron a girar en sentido contrario a todas sus previsiones, las empresas mediáticas pro-demócratas quedaron como can en día de mudanza, perdidos, desorientados, rumiando el fruto amargo del mal uso del periodismo, y solo les restó gruñir entre dientes su desazón; empero, Donald Trump había ganado las elecciones y sería el 45º presidente de los Estados de Norteamérica, gracias al voto electoral que vela por la representatividad en la mayoría de los estados de la Unión, y no por el voto popular que corre el riesgo de asentarse solo en algunos estados.

Democracia imperfecta

Por su parte, el hasta hace pocos días inquilino de la Casa Blanca, Barak Obama, se deslenguó con todo el poder de su labia e influencia oficial para respaldar a la candidata de su partido, Hillary Clinton. Pensamos que esto sucedía solo en los países de tercer mundo, donde la democracia es manipulada y manoseada por los gobernantes transitorios. ¿El presidente de una nación, representa y gobierna a todo su pueblo o a su partido de gobierno? Por lo tanto, ¿no debería permanecer en una posición neutral mientras está en función pública en una campaña electoral y no utilizar su tiempo y los recursos del Estado para hacer proselitismo partidario? ¡Eso es corrupción…falta mucho para alcanzar una democracia que respete sus propios atributos y postulados!

“El que esté sin pecado…”

Las acusaciones de índole moral contra Donald Trump por un video ocasional donde se expresaba de forma despectiva a las mujeres, se hizo viral y desde legisladores hasta simples viandantes lapidaban al desafortunado candidato -sin experiencia en la arena política-, olvidando los implacables jueces la máxima bíblica: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la primera piedra..”; allá estaba Bill Clinton, esposo de la candidata demócrata, con el rostro sonrojado por su affair con la pasante Mónica Lewinsky. Mientras eso, Trump buscaba en el silencio el perdón del Creador en la oración de pastores evangélicos.

La “primavera patriótica” europea

¿Que el gobierno de Trump tiene matices de proteccionismo, patriotismo y nacionalismo?, sí, los tiene. Su discurso a la hora de su posesión fue más que elocuente en esos aspectos; es diferente a los populismos latinoamericanos, alucinados con ideologías de extrema izquierda extintas. ¿Pero populista?, no lo creo. La marcha de millares de mujeres y sectores que se sienten amenazados por el discurso de Trump, este último sábado en el Distrito Federal, otras ciudades norteamericanas y en diversas urbes del mundo, muestran que el recientemente posesionado como Primer Hombre de la nación estadounidense es, por el contrario, nada populista (en términos de política, no busca el agrado del pueblo).

El flamante gobierno norteamericano entra en la línea de la nueva derecha europea que propugna el inicio de una “primavera patriótica”. Pocas horas después de que Trump asumió el gobierno de USA, y bajo el paraguas de la separación de Gran Bretaña que abandonó la Unión Europea (UE), Frauke Prety, de Alemania; Marine Le Pen, de Francia; Geert Wilders, de Holanda; y Matteo Salvini, de Italia, líderes de la denominada “nueva Europa”, se reunieron en la ciudad alemana de Koblenz con la certeza que cambiarán el rostro del continente este 2017, cuando se celebren las elecciones presidenciales. ¿Alguien puede hacer algo en contra esa corriente? No, verdad…¡habrá que adaptarse para sobrevivir!

De la economía global a la local

Si la Economía es la ciencia de lo incierto, como siempre la he definido; hoy, con la Administración Trump esta disciplina será más imprevisible que nunca y solo se podrán adecuar los gobiernos recursivos, con resiliencia e inteligentes que sabrán utilizar los diferentes escenarios propiciando nuevas oportunidades. Al parecer, por las nuevas políticas de proteccionismo que se pretende implementar, la globalización y el libre mercado, incluyendo las alianzas estratégicas comerciales tendrán un retroceso; ¿cómo deshacer ese conglomerado de la economía de las últimas décadas y transformarlo en una economía con énfasis en lo local? He ahí el desafío para las economías mundiales.

Trump en pro de Israel

Ante la resolución de la ONU, con la complicidad del exgobierno de Obama, y una reciente declaratoria de 70 países de condenar los asentamientos judíos en Jerusalén y Cisjordania, Donald J. Trump reaccionó de forma inmediata asegurando que "las cosas serán diferentes", luego de su llegada a la Casa Blanca. Por su parte, el embajador israelí ante el Organismo internacional, Danny Danon, sostuvo: “No tengo dudas que la nueva Administración estadounidense y el próximo secretario general demarcarán el paso hacia una nueva era en la relación de la ONU con Israel". De hecho, son cada vez más fuertes las voces de que el nuevo gobierno norteamericano trasladará la embajada de Estados Unidos de Tel-Aviv a Jerusalén. Es evidente que la política internacional timorata y solapada de Obama con respecto al Medio Oriente y al autodenominado Estado Islámico (Daesh o ISIS) ha sido un fracaso y ha llegado a su fin.

La alianza Rusia/EUA

La intención de un acercamiento entre Trump con el presidente de Rusia Vladímir Putin, ha causado extrañeza y perplejidad a propios y extraños. La respuesta del ahora mandatario estadounidense ha sido categórica: "Tener buenas relaciones con Rusia es una cosa buena, no es mala; solo la gente "estúpida" o los tontos podrían creer que es malo; cuando sea presidente, Rusia nos va a respetar mucho más de lo que lo hace ahora", habría afirmado. De concretarse el pacto ruso-norteamericano la balanza de las hegemonías de las potencias mundiales y organismos internacionales globales como la ONU y, particularmente, la Comunidad Europea/OTAN se tambalearán, donde el factor de mayor conflicto en esta última es Ucrania. Una alianza entre Rusia/EUA podría aflojar las tensiones este/oeste; y la aproximación entre ambas potencias alejará a Rusia de China…¡Buena movida en el ajedrez de la diplomacia y geopolítica internacional! Al fin de cuentas, EUA se une al club de los países de corte nacionalista.

El ciberespinoje

¿Que Rusia invadió el espacio cibernético con hackeos de correos electrónicos del Partido Demócrata durante la campaña electoral? ¡Señores, de qué se escandalizan, el espionaje existe entre las potencias desde tiempos remotos! Los servicios de inteligencia estadounidenses saben muy bien que en durante la administración de Obama se invadió la privacidad de un sinnúmero de países del mundo, incluyendo el ruso. Algunos de ellos, como Brasil y Alemania, pidieron a Obama que se disculpe por esa acción “inmoral”. El mundo vive la guerra cibernética en todos los ámbitos y es recíproca y permanente. Julián Paul Assange, programador cibernético y periodista nos ha demostrado palpablemente con los WikiLeaks, que ya no existen mensajes secretos, todo se filtra al interior de los gobiernos; si no, ¡que lo diga Hillary Clinton!

Entre la tradición y el cambio

La asunción de Trump a la presidencia de EUA, ha originado que muchos expertos en los ámbitos social, de la economía, política y geopolítica se sientan alienados, lo que ha dado lugar al despertar y surgimiento de nuevos cerebros que apuestan por la proyección de visiones diferentes en un mundo que, con la era Trump, adquiere un dinamismo a la inversa de lo que tradicionalmente era, y ha creado incertidumbres que para muchos se traduce en temor.

Vivimos una época muy compleja con referentes históricos parecidos, pero muy diferente por ser un mundo interconectado por las comunicaciones, la informática, la cibernética, y la evolución acelerada de la ciencia y la tecnología, con una decadencia moral y ética de proporciones jamás vistas en la historia de las sociedades, y de gobiernos inmersos en las garras de la corrupción en varias partes del mundo. Si solo en el tiempo del proceso de una campaña presidencial ácida, a la fecha, la presencia de Donald John Trump ha provocado situaciones tan controversiales, ¡qué será en su Administración!

O la política tradicional norteamericana prevalece, o la neo-política de Trump se fortalece.

(*) Periodista

Más publicaciones de Saúl Dávila Tórrez
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0