PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 26 de mayo 2018 Contacto
         

No logré dar crédito cuando mi novia fue manoseada frente a mí


28/12/2017 - 10:22:31
Infobae.- Conocí a Annie en el NAACP en Albany (Nueva York), donde ambos nos ofrecimos como voluntarios. Somos de diferentes orígenes. Soy judío; ella es nigeriana, jamaicana y, espiritualmente hablando, "estaba buscando". Ella quería aprender a manejar y yo quería enseñarle. Con Annie al volante, hablamos de política liberal y de nuestro amor mutuo por las novelas de Toni Morrison.

Ella obtuvo su licencia, y al poco tiempo estuvimos saliendo. Cuando llevábamos unos cuatro años de relación, durante un fin de semana, hizo una broma sobre el matrimonio. Tenía 24 años y ya pensaba en el compromiso, y yo tenía 31 años y pensaba en cómics. Me enfadé. Ella dejó de hablarme.

"No se puede ir a cambiar todo", le dije saliendo del autobús en dirección a la calle iluminada por la luna de Manhattan. Mi última novia y yo habíamos roto porque no podía comprometerme. Desesperadamente autónomo, necesitaba más tiempo.

Cogí sus bolsas de la parte de abajo del autobús, pero ella me golpeó. No quería mi ayuda.

Caminó tan rápidamente que solo vi la parte de atrás de su vestido violeta mientras se marchaba por la calle 33 hacia el Oeste. Vi como un hombre, bajo y de cabello castaño, se tambaleaba hacia Annie, tocándola antes de tropezar. Vi que ella, de repente, se giró y que le empezó a gritar obscenidades.

"Detente, Jay", gritaba ella, mientras él pasaba por mi lado. "Él agarró mi entrepierna".
(iStock)
(iStock)

Todavía estaba furioso por la disputa del autobús, y su drama en la calle me molestó aún más. Annie nunca me había mentido, pero pensé que debió haber sido un accidente y que estaba reaccionando de forma exagerada.

Otro hombre se detuvo para preguntarle a Annie si estaba bien. Me miró directamente a los ojos y dijo: "este tipo se acercó y le puso las manos encima". No vi ninguna razón por la que mentiría. Con un hombre extraño mirándome para hacer algo, corrí tras el acosador. Él salió disparado pero estaba tan ebrio, que se le cayeron los pantalones, lo que hizo que tropezara y cayera. Logré bloquearlo, haciendo un gesto con la cabeza a mi novia para que llamara a la policía.

"¿Vas a pelear conmigo?", preguntó con aliento de borracho.

"No", le contesté. Mi estrategia era mantener la boca abierta hasta que llegara la policía. "Esa que acabas de tocar es mi novia", le advertí.

"Lo siento amigo", dijo sonriendo y pidiéndome disculpas solo a mí y no a Annie. "Escucha, lo siento, ¿de acuerdo?".

"No, no está bien. No se puede tocar a las mujeres sin su permiso", le recriminé.

Exigí que se sentara y se pusiera serio.



Dijo que tenía una visa de turista de Ecuador, que se estaba quedando en el apartamento de su primo y que estaba tratando de encontrar un trabajo. Annie le dijo que posara para una foto, sin mencionar que era para la policía. Él sonrió para la instántanea.

Esperamos durante 45 minutos. Annie hizo numerosas llamadas al 911 y finalmente, caminando por la calle 34, pudo llamar la atención de dos oficiales. "Ha pasado mucho últimamente", dijo uno de ellos. Nadie respondió a nuestra llamada porque "normalmente cuando llegamos allí, el miedo desaparece". Los oficiales se sorprendieron de haber restringido al agresor sin tocarlo. Dijeron que tenía derecho a aprehenderlo físicamente. Mi novia me miró enojada, molesta de no haber pegado al tipo.

Los oficiales esposaron a Graper y fuimos a la estación a contar nuestra versión de los hechos. "No visitará Estados Unidos por mucho tiempo", dijo el oficial. Dos semanas más tarde, un fiscal asistente le pidió a Annie que fuera a su oficina. El fiscal mencionó la posible deportación y le preguntó a Annie si preferiría que el traficante fuera a rehabilitación o a la cárcel. Aunque Annie era una defensora de la justicia restaurativa y la rehabilitación, en ese momento, ella eligió la cárcel. Cuando el fiscal le preguntó por qué, Annie se mostró firme: "No tenía derecho a tocarme". Annie salió de la oficina y nunca volvió a ponerse en contacto con el asistente judicial y jamás supo qué es lo que le pasó al hombre que la había tocado. No quería saber nada.

Annie me hizo prometer que no diría nada sobre lo que pasó, pero una vez que comenzó el movimiento #MeToo, ella dijo que era hora de que asumiera la responsabilidad pública por no creerle.

Muchas mujeres valientes han estado compartiendo sus experiencias como sobrevivientes de acoso y agresión sexual, cosas con las que nunca he tenido que lidiar. Recientemente, Annie me contó acerca de otras experiencias traumáticas que nunca compartió. Estaba sin palabras. Miré a Annie como una mujer que golpearía a un amigo si él se equivocaba. Sin embargo, en los momentos de su vida ella era impotente contra el abuso.

Mientras estuve saliendo con Annie, he recibido puntos por no ser un monstruo. Me han visto como un buen tipo porque nunca le maldije ni levanté mi puño. Sin embargo, después del incidente, me sentí avergonzado de mi comportamiento y vi a un terapeuta para trabajar en por qué no había confiado en Annie, por qué un hombre tuvo que intervenir para que yo le creyera.

Me di cuenta de que mi negación de que Annie había sido atacada perpetuaba la violencia contra ella. Trabajar para mejorar significaba tener muchas conversaciones con Annie sobre el compromiso y darme cuenta de que tenía planes y quería ser parte de ellos. Aunque valoré mi independencia, decidí satisfacer sus necesidades y compartir decisiones.

Finalmente nos casamos. Cuando le pregunté a Annie por qué se quedó conmigo después de ese incidente en la calle, ella me dijo que era porque yo estaba dispuesto a aprender.

Noticias Recientes de Especiales

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".


Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0