PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 18 de agosto 2018 Contacto

Traté de concentrarme en dejar de beber y, en realidad, funcionó


22/01/2018 - 19:26:54
Infobae.- No sé cuando comenzó mi adicción a la bebida. Pero cuando entré en la mitad de mis treinta, me di cuenta de que el alcohol había pasado de ser algo de fin de semana a un fiel compañero. No soy alcohólica, pero fue difícil cuando decidí dejar de beber. Reconocer que había pasado de querer una bebida a necesitar una para relajarme me abrió los ojos.

Soy escritora y mujer, así que el vino lo encuentra en todas partes. Tratar de pasar 48 horas sin alcohol fue alarmantemente difícil. La abstinencia no solo decepcionó a la mayoría de mis amigos, sino que nada ayudó a aflojar mi ansiedad por un vodka.

"Se ha convertido en el esteroide de la mujer moderna", señala Anna Dowsett-Johnston, autora de Drink: The Intimate Relationship with Women and Alcohol ("La bebida: la relación íntima entre las mujeres y el alcohol"). "Es algo que ayuda a hacer el trabajo pesado en una cultura sobrecargada y no resuelta", añade al respecto.

Si tú eres un bebedor o una bebedora habitual, comenzar el año nuevo sobrio suele ser más difícil que simplemente establecer una resolución. Agradece a tu cerebro por ello. Si deseas reducir o dejar de beber para siempre, cultivar la atención plena puede ser la clave. Eso ha funcionado conmigo.


"Nuestros cerebros no están preparados para pensar mucho en el futuro", señala Judson Brewer, director de investigación del Centro para la Atención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts. "Entonces es realmente difícil hasta que realmente prestamos atención al comportamiento inmediato para poder salir de él", agrega al respecto.

Si te sientes mal y haces algo para sentirte mejor, como tomar una bebida o revisar el timeline de Facebook, tu cerebro aprende a repetir este proceso. La formación de un hábito, ya sea saludable o no, pude suceder en cuestión de semanas, tal y como cuenta Brewer, un psiquiatra que utiliza la atención plena para tratar la adicción. Centrarse más en el momento presente puede ayudar a romper el ciclo.

Practicar solo 11 minutos de atención plena, como prestar atención a la respiración, ayudó a los grandes bebedores a reducir el consumo, según un estudio de la Universidad de Londres. Brewer demostró que el uso de técnicas de concienciación era más efectivo que el tratamiento conductual estándar para lograr que las personas dejen de fumar.

Prestar mucha atención a mis ansias de alcohol fue como tomar la píldora roja en The Matrix. Pude ver mis acciones desde el exterior, lo que hizo que mi hábito nocturno fuera mucho más fácil de detener. Noté que incluso ver mi copa favorita o leer un libro, algo que solía hacer con una copa de vino, hizo que mi cerebro deseara tomar algo.



La ansiedad y el aburrimiento fueron otras indicaciones. Cuando dejé de combinar sin pensar en el alivio del estrés con Shiraz, menos sentía el impulso de consumir alcohol. También me sentí más presente por las noches, dejé de despertarme en mitad de la noche y ya no me di cuenta de los cambios de humor de la mañana.

En realidad, hace unos años recurrí a la atención plena como un tratamiento a largo plazo para la depresión. Estaba tomando medicamentos para lidiar con algunos hechizos depresivos que minarían mi motivación y me harían sentir como si estuviera arrastrando una manta pesada e inoportuna. Mientras tomaba medicamentos, gané 10 kilos.

Le dije a un amigo que quería quitarme la medicación y me sugirió que intentara la meditación. Probé la práctica antes, pero nunca me funcionó. Soy una mujer inquieta, rumia y estar sola con mis pensamientos no me había ayudado en el pasado.

Comencé mi viaje con la aplicación Headspace. El programa facilita a los usuarios la práctica con sesiones de 10 minutos guiadas por Andy Puddicombe, un antiguo monje budista con un suave acento británico.


Cuando comencé, era doloroso. No podía sentarme durante tres minutos sin sentirme inquieta e incómoda en mi piel. Sentí como si mi cerebro me estuviera gritando, pero la voz alentadora de Andy me hizo seguir con eso. Aunque realmente no sabía lo que hacía, me enganché después de una semana. Seis meses después, estaba libre de antidepresivos.

Cuando comencé a prestar atención, noté más cosas sobre mí, específicamente que estaba usando el alcohol como una muleta. Era mi señal para relajarme al final del día y si iba a un evento, me pondría nerviosa si no había vino. Mi padre luchó contra la adicción, una condición que no quería heredar. Pensé que la atención plena me había funcionado con la depresión, así que lo intenté.

Resulta que pasar meses o años en meditación concentrada no es la única manera de interrumpir los ciclos de pensamiento negativos que pueden conducir a trastornos del estado de ánimo y malos hábitos como el consumo de alcohol. La aplicación Brewer"s Unwinding Anxiety ofrece un enfoque diferente. Los usuarios comienzan con prácticas cortas e informales que fomentan la "curiosidad" hacia el cerebro y el cuerpo.

Pensé que ejercicios como respirar en mi ansiedad y mantenerlo en conciencia me parecían demasiado simples. Pero a los tres días del programa para rebajar la ansiedad en 30 días, sentí que mis preocupaciones se disipaban de una manera que nunca antes había experimentado. Los métodos de Brewer me enseñaron a enfocarme en mi incomodidad en lugar de buscar recompensas externas que no siempre están disponibles.


Algunos pueden poner los ojos en estado de atención, pero los escáneres cerebrales muestran que los meditadores experimentados tienen un control más fuerte sobre su corteza cingulada posterior, la parte del cerebro activada por el estrés y los antojos.

El trabajo de Brewer muestra que la estrategia de atención plena como la práctica de la bondad amorosa en realidad puede calmar esta área del cerebro.

Aprender a tener un nuevo comportamiento, incluido el ser consciente, puede parecer mucho trabajo, según contó Brewer en una sesión para disipar la ansiedad. Pero insta a los usuarios a seguir adelante.


A medida que tienes una conciencia curiosa, la atención plena se vuelve mucho más fácil. Te vuelves más observador, en vez de ser un participante en los pensamientos dañinos que pasan por tu cabeza. Cuando te vuelves más consciente, eres menos propenso a involucrarte en comportamientos dañinos sin sentido, como beber, y más apto para actuar con intención y amor propio y aceptación.

No sé si volveré a beber, solo el tiempo lo dirá, pero por ahora mi práctica de concienciación me ha liberado del hábito. Tengo las herramientas para simplemente sentirme a mí misma, momento a momento, sin tener que buscar una salida.

Noticias Recientes de Especiales

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".


Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0