PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 20 de abril 2018 Contacto
         

Cercanía de Vizcarra con el fujimorismo, pese a lo que le ocurrió a Kuczynski


15/04/2018 - 11:53:59
La República.- Son tiempos de definiciones políticas y reacomodos. El péndulo político no se ha detenido y el gobierno entiende que su sobrevivencia depende de una convivencia pacífica con el fujimorismo.

De acuerdo a todos los indicios y testimonios recogidos para este artículo, hacia eso se apunta. Aunque ya se le ha advertido al gobierno, a través del presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, que confiar en Fuerza Popular puede llegar a ser una apuesta bastante riesgosa.

El jueves Villanueva recibió a la bancada de Peruanos Por el Kambio (PPK), como parte de la ronda de conversaciones con las tiendas políticas. En la foto que subió Gilbert Violeta en redes sociales se le ve a él y a Juan Sheput encabezando la delegación, ambos en su calidad de voceros. Al otro extremo de la larga mesa aparece la antecesora de Villanueva, Mercedes Aráoz, mirando con atención su celular.

En su cuenta de Twitter, Violeta describió la cita como “cordial” e “intensa”. Un asistente añadió un adverbio: “muy intensa”.

El de PPK ha sido un camino complicado. Mientras gobernó Pedro Pablo Kuczynski, buscó hacerle justicia a su posición de partido de gobierno con una mayor participación en las decisiones que se tomaban en el Ejecutivo. Las demandas por una mayor coordinación eran constantes. Ahora, con Martín Vizcarra, PPK debe empezar a tejer sus relaciones con Palacio casi desde cero.

Prueba de esto es lo que ocurrió en la cita del jueves. Se habló fuerte. Aráoz le reclamó a Villanueva por sus declaraciones a medios, en las que reducía al mínimo el trabajo del anterior gabinete, que ella lideró.

Pero, además, Aráoz le dijo al premier que no se podía confiar en Fuerza Popular (FP). El mensaje de ese día a Villanueva se puede resumir de esta forma: es mejor apoyarse en PPK (al fin y al cabo, el partido por el que fue electo el presidente Vizcarra) que en el fujimorismo. La pregunta es si el Ejecutivo acusará recibo. Las señales hasta el momento sugieren que no lo hará.

SIGNOS DE ALARMA

La República conversó con congresistas, con cercanos a Palacio y con ex miembros del gabinete anterior. Todos, sin excepción, dijeron que el entendimiento entre el nuevo gobierno y el fujimorismo califica como notorio.

La primera señal es la presencia de Villanueva como líder del gabinete, entusiasta promotor para que Kuczynski dejara el poder, posición coincidente con la del fujimorismo.

Cuando se conoció la designación de Villanueva, Luis Galarreta (FP) celebró con la siguiente frase: “Tiene todas las cualidades personales”.

La segunda señal es, precisamente, la serie de apoyos explícitos de líderes de FP al nuevo régimen, antes y después de producido el enroque en Palacio.

El 10 de marzo, Keiko Fujimori dijo: “Queremos que haya una persona que realmente se preocupe por nuestro país y que no esté cómodamente en un club de San Isidro (…). El señor Vizcarra le debe su lealtad al Perú, le guste o no le guste al señor Kuczynski”. Un día después, Galarreta la secundó y mostró su respaldo a la posibilidad de que Vizcarra asuma la presidencia.

Vizcarra juró al cargo el viernes 23 de marzo. Cuatro días después promulgó en Palacio la Ley de Fortalecimiento de la Contraloría, que excluye al Congreso de la vigilancia por parte de dicha institución y que había sido observada por Kuczynski antes de presentar su renuncia. En la mesa de honor estaba sentado Galarreta. “Tenemos un presidente que quiere luchar contra la corrupción”, señaló aquella vez el titular del Legislativo.

La tercera señal son las consultas que el gobierno realizó con el fujimorismo al momento de armar el gabinete. Miki Torres admitió que lo llamaron. Se sabe, no fueron las únicas coordinaciones. “El fujimorismo no acostumbra a sugerir nombres, sí te los veta”, dijo un congresista al tanto del proceso de selección ministerial.

Uno de los nombres vetados habría sido el de Jorge del Castillo. De acuerdo con esta versión, Ana Herz (cercana a Keiko) se opuso a su inclusión.

RELACIONES COMPLICADAS

Así, el panorama es como sigue: hay un nuevo gobierno que nació al calor de una vacancia (que no se votó por la renuncia adelantada luego de los keikovideos, cuyo premier es una de las personas que más alentó el defenestramiento de Kuczynski. En paralelo, hay declaraciones y gestos desde el fujimorismo hacia ese flamante régimen que hacen sugerir tiempos de tolerancia y tregua políticas que el ex presidente –sin disculpar sus yerros– nunca tuvo.

Resulta curioso, pero las relaciones de Palacio parecen andar mejores con el fujimorismo que con –en teoría– el partido oficialista.

Lo de “curioso” no es retórica vacía. Cuando el 2017 Vizcarra renunció al Ministerio de Transportes y Comunicaciones por el caso Chinchero, Galarreta planteó si no debía dejar la vicepresidencia.

Si Vizcarra le hubiera hecho caso a Galarreta, hoy no estaría en Palacio. Ahora promulgan leyes juntos.

Si el coqueteo es evidente con un fujimorismo que antes pedía su cabeza, la situación es más complicada con PPK.

¿Cuándo empezó a desgastarse la relación entre Vizcarra con el anterior régimen? El quiebre fue su alejamiento del gabinete de Fernando Zavala.

Es más, cuando Zavala se fue del premierato censurado, Kuczynski le ofreció a Vizcarra el puesto. Se negó alegando, entre otras cosas, que el gobierno sería atacado a través suyo. Entonces entró Aráoz.

A la semana, Vizcarra se convirtió en embajador en Canadá. Prefirió no involucrarse en el día a día del gobierno.

Mientras se discutía la segunda vacancia, se esperaba que Vizcarra manifestara su lealtad a Kuczynski de manera pública. No ocurrió, aunque lo hizo de manera privada.

Eso sí: hasta tres personas que vivieron de cerca esos días relataron que Vizcarra (los días previos a la vacancia y posteriores a la renuncia) no atendía las llamadas de Kuczynski. Al final hablaron.

Una vez en la presidencia, Vizcarra se ha acercado a algunas personas defensoras del anterior régimen que considera valiosas. Juan Sheput lo criticó mucho. No obstante, dialogaron de manera personal y han superado diferencias, de acuerdo con voceros de Palacio consultados.

En el caso de Aráoz, ha venido ofreciendo declaraciones que apuntan a insistir en que el de Vizcarra es el mismo gobierno de Kuczynski y que ella es la vicepresidenta y, por tanto, merece respeto y ser considerada parte del equipo.

Se comenta que Vizcarra entendió el mensaje. Tampoco le conviene enfrentarse.

Aun así, no es claro qué tipo de relación institucional establecerá Palacio con PPK.

Por lo pronto, no es cierto que Salvador Heresi, en Justicia, sea “cuota partidaria”. Fuentes del partido afirmaron que se enteraron tarde de su designación: “Fue una sorpresa de mal gusto”.

Heresi no es alguien que incomode en absoluto al fujimorismo, desde luego. Es el objetivo en Palacio. No molestar a la mototaxi.
Las consultas para armarel gabinete

-Una revisión a la lista de visitantes a Palacio de Gobierno en los días previos a la juramentación de los ministros arroja datos interesantes.

-El sábado 24 de marzo el ex ministro de Economía y Finanzas (MEF) durante el gobierno de Alan García, Luis Carranza Ugarte, visitó al presidente Martín Vizcarra.

-El miércoles 28 Carranza regresó a Palacio. Su ingreso está registrado al mismo tiempo que el de David Tuesta Cárdenas. Cinco días después, el martes 2 de abril, Tuesta asumió el MEF.

-Claro que es normal que se hagan consultas para armar un nuevo gabinete. La propia Mercedes Aráoz también fue abordada por Vizcarra sobre sectores que son de su especialidad, como Comercio Exterior y Turismo.

-Tampoco pasó desapercibido que Liliana La Rosa, ministra de Desarrollo e Inclusión Social, fue militante, hasta enero, del Frente Amplio. Su llegada se entiende como un gesto al líder del partido, Marco Arana, quien también se puso con entusiasmo la camiseta de la vacancia presidencial.

Noticias Recientes de Mundo

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".


Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0