Viernes 14 de diciembre 2018 Contacto

Los extraños efectos de la píldora anticonceptiva en el cerebro de las mujeres




25/09/2018 - 15:00:53
El comercio.pe.- Era 1942 y un profesor de química de Pensilvania, en Estados Unidos, estaba buscando una fuente barata de progesterona.

En ese momento, dicha hormona tenía muchos usos. Se usaba entre otras cosas para prevenir abortos espontáneos y para tratar a mujeres que atravesaban la menopausia.

De hecho, Russell Marker ya había inventado una manera de hacer progesterona a partir de una sustancia química de ciertas plantas.

Una opción eran los tubérculos de los ñames japoneses silvestres. Pero estos no contenían cantidades de hormona suficiente.


Tras analizar más de 400 alternativas, Marker descubrió un extraño dibujo en un antiguo libro de botánica. Este ñame, nativo de México, tenía raíces gordas y nudosas.

El científico viajó hasta allí y sacó un ejemplar de contrabando del país.

Tras descubrir una fuente económica de progesterona, los investigadores empezaron a usarla como anticonceptivo.

Una década más tarde nacía la píldora anticonceptiva.

--- El secreto de la píldora ---

Los efectos económicos y sociales de la píldora han sido bien estudiados y documentados.

De un día para el otro, se podía disfrutar del sexo sin temor a quedar embarazada, y las mujeres jóvenes podían continuar con sus estudios en vez de dedicarse a criar niños y a las tareas del hogar.
Píldora anticonceptiva BBC

La píldora anticonceptiva fue revolucionaria: le dio a las mujeres la libertad de elegir si tener hijos o no, y en qué momento.

Sin embargo, desde un principio, la píldora escondía un secreto.

Hace pocos años, científicos empezaron a darse cuenta de que el cerebro de las mujeres que tomaban la píldora se veía fundamentalmente diferente.

Comparado con el de las mujeres que no estaban tomando hormonas, algunas regiones se veían más típicamente "masculinas".

También notaron cambios de comportamiento. Las mujeres que tomaban ciertas píldoras no eran tan buenas con las palabras, algo en lo que nuestro género se destaca.

Por otro lado, eran mejores para visualizar, mentalmente, un objeto en rotación, como los hombres.

Y, finalmente, aquellas que tomaban un tipo de píldora eran mejores para reconocer rostros, algo en lo que los hombres suelen ser buenos.

Desconcertante, ¿no? Para los científicos también lo era.

Las razones detrás de los cambios

Suelen decirnos que la píldora contiene estrógeno y progesterona. Pero ninguna píldora contiene estas dos hormonas.

La píldora contiene versiones sintéticas que están hechas de hormonas más estables que han sido alteradas para imitar a estas hormonas.
Píldora anticonceptiva BBC

Las mujeres que toman cierto tipo de píldora son mejores en cuanto a la conciencia espacial, algo en lo que los hombres son mejores que las mujeres.

Cada marca de píldora combinada en el mercado contiene el mismo tipo de estrógeno sintético, etinilestradiol, y una de ocho progesteronas sintéticas, llamada progestina.

El etinilestradiol evita que el cuerpo libere un óvulo al mes, mientas que la progestina engrosa el moco cervical y hace que el útero se vuelve inhabitable.

Pero si bien las hormonas son efectivas para prevenir el embarazo, no son exactamente iguales a nuestras hormonas naturales.

El resultado es que estas versiones sintéticas tienen efectos que no provocaría la progesterona auténtica.

En internet hay miles de ejemplos de mujeres que reportan acné, sudor y crecimiento excesivo de vello corporal a causa de la píldora.

Por qué los hombres que inventaron la píldora anticonceptiva decidieron que las mujeres tenían que menstruar
Estos efectos "masculinos" han sido muy bien estudiados y son reales. La causa es sorprendente: según un estudio de 2012, el 83% de las mujeres estadounidenses que toman la píldora están tomando una versión que contiene progestina hecha a partir de hormonas masculinas.

La hormona masculina que usan estas píldoras es una pariente cercana de la testosterona llamada nandrolona.

Al ser un andrógeno potente (una hormona que influye el desarrollo del sistema reproductivo masculino), puede estimular el desarrollo de características típicas masculinas.

Estos efectos se conocen desde hace décadas: la primera progestina que se fabricó, noretindrona, era androgénica.

Efecto opuesto

En los años 40, 50 y 60, las mujeres embarazadas a veces tomaban grandes dosis de noretindrona para evitar abortos espontáneos. Pero la hormona provocaba cambios perturbadores en sus organismos: sudoración, vello y granos.


Como los anticonceptivos usan versiones sintéticas de hormonas, pueden tener efectos secundarios inesperados como la aparición de vello facial en las mujeres que las toman.

Cerca de una de cada cinco bebés nacidas de madres que la tomaban tenían genitales masculinos.

Hoy día, las dosis de progestina en las pílodras anticonceptivas son mucho menores y las hormonas se combinan con estrógeno sintético, que cancela muchos de estos efectos masculinos.

Aún así, tiene efectos secundarios.

Las nuevas versiones de progestinas (hechas de progesteronas sintéticas) tienen el efecto opuesto y se recetan en muchos casos para tratar el acné o el exceso de vello.

En líneas generales, las píldoras más antiguas y más baratas tienden a contener hormonas androgénicas, mientras que las nuevas y más caras contienen antiandrógenos.

Pero otro de los problemas es que afectan al cerebro.

El efecto

En los hombres, se sabe que los andrógenos liberados en la pubertad cambian el cerebro. Esto también es cierto para las mujeres, en las que cantidades relativamente pequeñas de testosterona pueden hacer que algunas partes del cerebro se encojan y otras crezcan.
Píldora anticonceptiva BBC

Algunas píldoras anticonceptivas modernas son antiandrogénicas. Por ello a veces se recetan para tratar el acné o el crecimiento de vello excesivo.

Dado lo que sabemos sobre el poder de estas hormonas, es sorprendente que no fue sino hasta hace poco, que se empezó a estudiar si la progestina hecha a partir hormonas masculinas tiene algún impacto.

"Se ha hecho mucha investigación sobre los efectos secundarios físicos", explica Belinda Pletzer, neurocientífica cognitiva de la Universidad de Salzburgo, Austria.

"También sobre los efectos emocionales. Pero muy pocos estudios se han centrado en el cerebro y la cognición".

Pletzser reclutó a un grupo de voluntarios hombres y mujeres, algunas de las cuales tomaban la píldora, y escaneó sus cerebros.

Lo que halló fue sorprendente.

Las imágenes revelaron que varias zonas del cerebro eran más grandes en las mujeres que tomaban la píldora, en comparación con las otras. Estas áreas son más grandes también en los hombres, en comparación con las mujeres.

Otras investigaciones también indicaron que la progesterona y la testosterona pueden afectar el comportamiento.

Lo que se demostró es que las mujeres que toman píldoras anticonceptivas con progestina androgénica tienen menos fluidez verbal.

También son mejores cuando se trata de rotar objetos mentalmente.

Esto tiene sentido ya que se estima que los hombres son levemente menos elocuentes que las mujeres en ciertas situaciones y tienen mayor conciencia espacial.

Otros estudios hallaron que las mujeres que tomaban anticonceptivos orales recordaban historias emocionales más de la manera que lo hacen los hombres (el acento puesto en el nudo de la cuestión más que en el detalle).

También, como los hombres, eran menos buenas reconociendo emociones en los demás, como furia, tristeza o asco.

Es como si ciertos tipos de píldoras "masculinizaran" el cerebro femenino.

--- Efecto simultáneo ---

La evidencia más llamativa, no obstante, proviene de un estudio publicado en 2015.

En él, Pletzer comparó el cerebro de mujeres que tomaban dos tipos de píldoras con otras que no tomaban ninguna.

Varias áreas del cerebro eran más grandes en las mujeres que tomaban píldoras que contenían las nuevas progestinas antiandrogénicas.

Estos cambios parecen afectar el comportamiento de estas mujeres.
Píldora anticonceptiva BBC

Incluso dosis pequeñas de testosterona pueden hacer que partes del cerebro femenino se encojan y otras se agranden. (Foto: Getty)

Dos áreas cerebrales en particular se mostraron más abultadas: la zona que procesa la información facial, y la zona que reconoce lugares.

Estas mujeres también eran mejores reconociendo rostros.

El reconocimiento facial es algo en lo que las mujeres suelen ser muy buenas. Esto encaja con la idea de que los anticonceptivos orales influyen sutilmente en nuestro cerebro.

En este caso, las píldoras antiandrogénicas acentuaban la femineidad.

Varias zonas también se mostraron abultadas en las mujeres que tomaban píldoras androgénicas, incluyendo algunas que son típicamente más grandes en los hombres.

Para complicar más aún el panorama, todas las píldoras combinadas contienen estrógeno sintético, que es feminizante.

Esto quiere decir que el cerebro de las mismas mujeres pueden estar experimentando a un mismo tiempo un efecto masculinizante y otro feminizante.

Lado oscuro

Puede también que las píldoras anticonceptivas tenga un lado más oscuro.

Como Pletzer escribió en 2014, cuando los atletas toman esteroides lo llamamos "dopaje".

Se considera un abuso y es duramente condenado por la sociedad.

Pero no nos importa que millones de mujeres tomen estas hormonas todos los días, a veces desde la pubertad hasta la menopausia.

Los científicos no saben aún si alguno de estos efectos en el cerebro tienen un impacto notable en nuestro comportamiento.

Noticias Recientes de Especiales

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0