Jueves 21 de marzo 2019 Contacto

Lucy padeció la violencia machista por años y la justicia la llevó a cárcel




17/02/2019 - 08:17:44
Opinión.- Desde que era una niña, Lucy siempre escuchó a su madre decir que cuando una mujer se enamora debe ser para siempre, sin importar los problemas que haya que afrontar en el camino. Esa idea anidó en su corazón de tal manera que cuando conoció y se enamoró de Carlos Armando Q.R., decidió que envejecería a su lado.

En 2001, Lucy fue contratada como como vendedora y distribuidora en una empresa de cosméticos. Carlos es el hijo de los propietarios de ese negocio. Él había comenzado a estudiar Derecho en la universidad, pero se enamoró de Lucy y, tras varias invitaciones y salidas, consiguió conquistar su corazón

A los seis meses de formalizar su relación, los celos enfermizos de Carlos Armando ya no eran disimulados. “Yo estudiaba en el instituto Avarez Plata. Él me revisaba el celular, controlaba a qué hora llegaba del instituto y si me tardaba reclamaba. Si me llamaba y no contestaba al primer timbrazo, se enojaba y me preguntaba con quién estaba. Al principio me sentía halagada, pensando que realmente me amaba y temía perderme. Luego intenté tomarlo como si él bromeara, pero me hacía sentir incómoda”.

EL PRIMER GOLPE Entonces llegó el primer golpe. La pareja había salido a un local con el hermano de Carlos y otras personas. “Me levanté para ir al baño y no me di cuenta de que el hermano de Carlos había ido también al baño de varones, dos minutos antes. Esperó que yo vuelva y, sin decirme ni una sola palabra, me dio un puñete en la boca y caí al piso, sin entender qué había hecho, qué había pasado”. El hermano de Carlos corrió al ver a Lucy tendida en el suelo y gritó: “¡Burro! ¿Qué estás haciendo?”.

Carlos había creído que Lucy fue tras su hermano. Ella aclaró que ni se encontraron en el camino, pero él no entendía razones. Al día siguiente, él solo le dijo: “Disculpá”, sin ninguna promesa ni ruego

Lucy jamás había visto que su padre agrediera a su madre. “Discutían, hubo peleas, pero nunca vi golpes. Para mí esto era nuevo y no sabía qué hacer. Me dolía la mandíbula, mi labio estaba reventado, pero mi alma estaba muy confundida porque en mi cabeza y en mi corazón, mi unión con Carlos era para siempre”

Lucy perdonó. Pero la puerta de la violencia había sido abierta de par en par y Carlos la arrastró a una vida de sufrimiento. “Me prohibía hablar por teléfono, me celaba cada vez más. Llegaba ebrio y en medio de cualquier discusión me abofeteaba, se volvía otro. Yo lo perdonaba una y otra vez. Un día llegó muy tarde y le pregunté dónde estuvo. Se enojó, me golpeó, me lanzó al suelo y allí me pisó en todo el cuerpo y se fue diciéndome que no quería saber nada más de mí. Lloré toda la noche y entendí que eso iba a empeorar. Decidí irme a España. Se lo dije y me pidió que no me vaya porque me iba a extrañar”, contó.

Lucy tomó valor, compró un pasaje y se fue a Almería, donde vive una de sus hermanas. La madre de Carlos la llamaba y le pedía que telefonee a su hijo porque desde que ella se había ido no paraba de beber alcohol y temía por él. Incluso había abandonado la universidad luego de dos años de estudio.

GOLPIZAS DE NUEVO Lucy lo llamó y él decidó irse a España también. Mientras estuvo en Almería era “responsable”, discutíamos por la inestabilidad en la oferta de trabajo para él. “Me pedía que volviéramos a Bolivia, le dije que no, y él me dio una bofetada y me hizo una herida en la boca. Me llevaron al hospital y tuve que decir que me había caído en las gradas”.

Lucy quedó embarazada de su primera hija y Carlos no se alegró alegando “que estaba sin trabajo”. Sin embargo, ella notó que se sentía avergonzado y se adelantaba en las calles para no caminar junto a su pareja, cuando el vientre de ella ya era visible

Su madre tenía un conocido en Madrid que le ofreció trabajo y él se fue a “probar suerte” por un mes. Volvió para el nacimiento de su hija, pero se negaba cargarla y decidió volver a Madrid por un trabajo estable

“Fui tras él con mi bebé y vivíamos en un cuarto con su amigo más. Trabajaba de mesero. Al salir se sus jornadas se iba a tomar con su compañero. No era saludable para una niña. Decidí volver a Almería, esperando que él reaccione y vuelva por mí”

Pero Carlos, tras dos años y medio de estadía en España, compró un pasaje de retorno a Bolivia. Desde allá, la llamaban y le aconsejaban que vuelva al país porque “él podía encontrar a otra mujer”.

Lucy retornó a Cochabamba con su hija y descubrió que Carlos había llegado de Madrid con una boliviana a la que conoció allá. Sin embargo, la dejó en cuanto supo que Lucy había vuelto. Habló con el padre de ella, pidió su mano, pero la madre de él se opuso y les propuso que vivieran juntos un año para ver cómo se llevaban.

Se fueron a vivir juntos a la casa de sus suegros, pero la relación empeoró. Carlos bebía con demasiada frecuencia. A Lucy, su suegra le recomendaba que no le reclame nada. “Tienes que aguantar, todas las mujeres aguantamos. A mí su papá me hacía peores cosas. Si peleas, le cansas y te haces pegar por eso”, le decía.

Carlos llegaba ebrio y la golpeaba. Su hermano y su madre oían los gritos y los sonidos de los golpes, pero jamás intervenían ni para defenderla. Cuando Carlos le prohibió que vaya a la tienda a verlo, Lucy descubrió que él salía con otra mujer. Su suegra, una vez más, le dijo que ignore la “aventura” y que “todo hombre tenía momentos de locura”, pero que después volvería con ella.

“Quedé embarazada de nuevo y él se molestó, me dijo: ‘Otra vez con tus macanas’. Tuvo a otra niña y todo se malogró. Llegaba ebrio y me despertaba de madrugada para que le cocine algo, me pateaba en las canillas o me daba puñetes en la cabeza para que me apure. Me veía llorar, pero ya no se disculpaba siquiera. Se perdía varios días.
Nació mi segunda hija y me cansé de oír que andaba con una y con otra. La última amante inventaba que yo la llamaba para amenazarla, él llegaba a revisar el celular y no hallaba nada, pero igual me golpeaba”. Quiso irse de la casa, pero su suegrala convenció de “soportar”.

ABORTO POR GOLPIZA Lucy quedó embarazada por tercera vez. Carlos estalló en ira al saberlo. “Me dijo: ‘Arreglá esto como puedas, no quiero otra wawa’ y me golpeó mucho, me lanzó al suelo y me pisó en mi vientre. Yo tenía tres meses de gestación. Él se fue y yo me puse muy mal”

En agosto de 2016, Lucy tuvo que ser internada en el hospital Cochabamba por varios días. Los médicos intentaron salvar a la criatura, pero tras varios estudios verificaron que ya estaba muerta por lo que tuvieron que someter a la madre a una legrado.“Mi hermana se quedó con mis hijas y mientras yo estaba deprimida en el hospital por la muerte de mi bebé y porque él ni siquiera fue a verme, su familia estaba planeando todo para sacarme de su vida de la forma más vergonzosa, acusándome de robar dinero . Cuando volví a la casa me gritaron ratera, y que no querían saber nada de mí ni de mis hijas”

Lucy se fue a la casa de su padre a principios de septiembre y luego a sentar una denuncia el Servicio Legal Integral Municipal de Villa México, donde la funcionaria que la atendió ni siquiera le prestó atención y escribió un informe “distorsionado”. Carlos se enteró de la denuncia y la amenazó: “¡Ahora, vas a llorar sangre!”. La víctima había alquilado su caseta del mercado mientras se reponía de las golpizas, y Carlos la denunció e hizo que le clausuren el puesto. “No tenía ingresos para darles de comer a mis hijas, me cerró todas las puertas”

Pese a que la denuncia de violencia física y psicológica contra Carlos había sido presentada en septiembre, pasaron ocho meses y ni siquiera lo sometieron a una audiencia cautelar.

Noticias Recientes de Destacadas

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0