Martes 16 de julio 2024

Judiciales: Sancionan ley transitoria pero todo depende del fallo del TCP



2678 vistas

Correo del Sur.- La ley transitoria que ajusta los plazos para las elecciones judiciales fue sancionada ayer, por la mayoría del MAS en el Senado, y ahora solo espera la promulgación del presidente Luis Arce. Entre críticas de la oposición, el oficialismo sostiene que así avanza para destrabar el proceso, pero aún hay que esperar el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) sobre una última acción presentada contra los comicios, cuya admisión paró el proceso.

La “Ley Transitoria para garantizar el proceso de Preselección y Elección para la conformación del Tribunal Constitucional Plurinacional, Tribunal Supremo de Justicia, Tribunal Agroambiental y Consejo de la Magistratura 2023” reduce de 80 a 70 días el proceso de postulación y preselección de aspirantes; y de 150 a 120 días, la organización y realización de las elecciones a cargo del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Ayer, las facciones “arcista” y “evista” del partido oficialista mostraron unidad para aprobar la norma. Primero, dieron curso a la dispensación de trámite para evitar la Comisión de Constitución; luego, aprobaron la ley en grande y, finalmente, en detalle.

Una vez sea promulgada, el Legislativo debe alistar la convocatoria al nuevo proceso de selección de candidatos judiciales.

De forma posterior, el TSE diseñará el cronograma. Hace unos días, su presidente, Oscar Hassenteufel, señaló que el plazo límite para arrancar es julio y precisó que no solo esperaba la ley transitoria, sino el fallo del TCP.

OBSERVACIONES

Legisladores de las alianzas opositoras Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos advirtieron que, tal como está redactada la ley transitoria, puede ser objeto de impugnaciones ante la justicia, que ya paralizó en dos ocasiones el proceso de selección de postulantes.

Para la senadora de CC Andrea Barrientos, la norma no modifica nada y está diseñada “para que el TCP, de quienes somos rehenes, otra vez puedan impugnar”. Vaticinó una nueva acción de inconstitucionalidad “porque este mamarracho lo permite”. “Lo que nos queda claro es que el MAS ha tomado como definición política que no existan elecciones judiciales porque le interesa el decretazo”, denunció. Afirmó que la ley en cuestión duplica el ordenamiento jurídico en uno de sus artículos y vulnera la normativa electoral vigente, además de haber sido presentada sin informe ni opinión técnica.

Por su lado, el senador de Creemos Henry Montero sostuvo que “lo que están haciendo hoy es querer curarse en sano: ‘ah no, como Senado, como legisladores cumplimos con la Ley, pero otra instancia ha determinado que esto no vaya’ y seguramente ya estará el plan B, el plan C o el plan D del Ejecutivo”.

¿ELECCIONES GARANTIZADAS?

“Lo que garantiza es reducir y acomodar los tiempos. Hay que ser claros con la población: lo único que va a garantizar (las elecciones judiciales es) la voluntad política, de las tres fuerzas políticas y también del fallo que va a hacer el Tribunal Constitucional, pero nosotros vamos a agotar todas las instancias posibles”, manifestó la presidenta de la Comisión de Constitución, la senadora del MAS Patricia Arce, quien aseguró que ese es el mandato recibido del presidente Luis Arce.

La oposición y el ala “evista” del MAS han denunciado que el Gobierno pretende elegir magistrados por decreto.

Añadió que este mes se cumple el plazo para que el TCP tome una determinación.

Otros senadores del MAS como Rubén Gutiérrez denunciaron que hay afanes de “sabotear” el proceso por parte de la oposición, ante su rechazo a la ley transitoria; aseguró que el Legislativo y el TSE cumplirán.

PLAZO

Según conoció CORREO DEL SUR, el TCP ya sorteó magistrado relator. Tiene un plazo de 45 días para emitir su fallo, tiempo que corre desde el 27 de abril hasta aproximadamente el 12 de junio; ese mes y medio no se suele cumplir en otras causas.

Tercer proceso

Las elecciones judiciales se llevarán adelante por tercera vez, en medio de críticas generalizadas por la politización y corrupción de esferas judiciales. En los dos procesos anteriores, los votos nulos y blancos rondaron el 60%.


Más contenido de Portada

Anuncio