PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 22 de noviembre 2017 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Fernando Rodriguez Mendoza

Destino patético


2017-10-04 - 14:52:40
No es poco tiempo el transcurrido de existencia de Bolivia, ya casi dos siglos, y todavía no se puede consolidar como un país medianamente serio y con un futuro que permita ver mejores días para nuestros hijos y nietos; al contrario, los cambios en lugar de crecer, progresar y ser cada día mejores, son de retroceso, de destruir lo poco que se tenía de institucionalidad y de confirmación del personalismo del líder por encima de las necesidades y derechos de los habitantes.

No debería ser motivo de sorpresa, porque con pesadumbre se debe reconocer, la conducta política de los gobernantes demostrada en los últimos años, ha sido clara y no da lugar a pensar en actitudes imprevistas, raras o disimuladas y el fin último que tienen no lo ocultaron nunca, saben lo que quieren, saben cómo tendrán que conseguirlo y finalmente saben cómo lo van a imponer.

A pesar de ello, creo que es la esperanza que nunca se pierde, creemos que ante algunas situaciones concretas la respuesta debería ser lógica, razonable y legal de quienes deben emitir su criterio sobre esos asuntos.

Es así, que ante el Recurso Abstracto de Inconstitucionalidad interpuesto por asambleístas (primeros custodios de la Constitución Política del Estado (CPE)) ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), pidiendo que se pronuncien sobre la inconstitucionalidad de algunos artículos de la misma CPE, el íntimo deseo de los bolivianos era que ese alto Tribunal rechace totalmente ese recurso, porque justamente su principal razón de existencia es velar por la supremacía de la Constitución como dice su artículo 196.I, y nos olvidamos que ya no existe un Poder Judicial, sino que está vigente el Órgano Judicial, que demuestra una dependencia a alguien o a algo, ya no está en igualdad de posiciones con los otros poderes del Estadoque también son órganos, consiguientemente, desconociendo su esencia y su naturaleza los tribunos delTCP admiten el recurso por considerar que existen fundamentos serios y profundos que ameriten se conozca el fondo, rompiendo todo el esquema de sustento jurídico que amalgama la existencia de un país.

Si vemos hacia adelante el camino que se construirá sobre el lodo y sin cimientos, podemos vislumbrar el destino patético que tiene nuestra querida Bolivia.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza
DATOS

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2017
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0