PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 21 de septiembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

Una guerra cantada


2018-04-02 - 13:49:48
Los cocaleros de Yungas están muy molestos con el gobierno. Han quemado las banderas del MAS en actos públicos y ahora anuncian que no permitirán el ingreso de los militantes de ese partido, ni siquiera de su jefe, a esa región.

El gobierno, que ha fracasado en el propósito de intervenir la organización de esos cocaleros, está muy ocupado en otros menesteres, como anunciar el triunfo rotundo de la causa boliviana en La Haya, en un fallo que quizá se conozca a finales de año.

Los cocales de Yungas son muy importantes. En 1861 dieron lugar al descubrimiento de la cocaína en la Botica Bolivia y luego fueron el principal motivo para el traslado de la sede de gobierno a La Paz.

Allí se produce la coca de etiqueta azul. La más fina. La que sirve para el acullico en todo el país y también en el norte de Argentina.

Con esos argumentos y otros más, los cocaleros de Yungas desafían al gobierno y al presidente, que es, casualmente, el líder de los cocaleros de Chapare, donde se produce la coca de etiqueta roja, la más ordinaria, la que sólo sirve para el narcotráfico, según lo dice la ONU.

Los yungueños no han arriado sus banderas contrarias a la legalización de los cocales del Chapare. Tendrá esa región mucho poder económico y político, pero su coca sigue siendo ilegal, para la opinión de los yungueños.

Los cocaleros de Chapare están en otra cosa. Se preparan para una guerra. No contra los yungueños, sino contra quienes se opongan al predominio de sus productos derivados de la coca en la economía nacional, ahora, o en la eventualidad de que este gobierno fuese reemplazado por otro en un futuro cercano.

Los preparativos bélicos de los chapareños ocupan videos que circulan en las redes sociales casi con tantos seguidores como los que tienen los videojuegos que muestran a Bolivia como el mayor centro de tráfico de drogas en América latina, videojuegos estrenados en Francia con mucho éxito.

Algo huelen los cocaleros del Chapare. Sus tabiques nasales todavía son capaces de captar los olores de un cambio que podría producirse en el país y que acabaría con el poder que ellos tienen ahora.
Corren apuestas.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0