PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 28 de mayo 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Marcelo Ostria Trigo

Terminan las tiranías populistas


2018-05-10 - 20:51:12
Los tiranos suelen acabar mal. Algunos caen pronto; otros demoran y algunos mueren en el poder dejando abierto el sendero de la rebelión por la libertad. Por lo que sucede en Venezuela cada vez más asilada y con una gravísima crisis provocada por el chavismo, se pensaba que el neopopulismo en ese país terminaría con la muerte del uno de sus creadores: el presidente Hugo Chávez Frías. Pero no fue así. Primero cayeron sus simpatizantes, entre ellos, aunque no afiliados formalmente a la ALBA, el PT de Lula en Brasil y el kirchnerismo en Argentina. Luego hubo un viraje saludable en el Ecuador.

En lo que no se pensaba es que la tiranía de la pareja presidencial nicaragüense —Daniel Ortega Saavedra y su esposa Rosario Murillo—, iba a sufrir un levantamiento popular en demanda de libertad, democracia, freno a la corrupción y elecciones limpias. Es cierto que todo empezó como una protesta, que fue brutalmente reprimida, por una medida administrativa, pero en el trasfondo hubo una rebelión contra la dictadura que aún persiste, especialmente de la juventud.

Lo que destaca es que la tiránica pareja en el poder se va quedando sola, sin apoyo interno y con un creciente aislamiento internacional. Se informa, además, que varios sandinistas que lucharon contra los Somoza ahora propician el fin del régimen de los Ortega que ha replicado los métodos represivos y la corrupción de la dinastía de “Tacho” y “Tachito”. Y lo significativo: según revela el periodista Andrés Oppenheimer, el propio hermano del presidente, el general retirado Humberto Ortega, un comandante histórico de la revolución sandinista de 1978 que tuvo el mérito de convertir a la milicia sandinista en un ejército regular profesional, opina ahora que el régimen de Daniel y su esposa es insostenible. Y él no está solo. Varias figuras destacadas del sandinismo han comenzado a abandonar el barco que se hunde.

Con participación de la Iglesia Católica, se impulsa la convocatoria a un diálogo entre el gobierno, la oposición y los universitarios en rebelión. Por la experiencia venezolana de que esto solo sirvió al chavismo para ganar tiempo, los opositores —especialmente los jóvenes que encabezaron las protestas contra el gobierno— exigen que el diálogo se concentre en acuerdos para la salida de la pareja Ortega-Murillo, y la convocatoria anticipada a elecciones generales.

Ortega ha perdido respaldo de amigos y socios. El chavismo en crisis y el afligido castrismo por conservar influencia, no están en condiciones de salvarlo. Su suerte está echada, como sucede frecuentemente con los autoritarios.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0