PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 23 de julio 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Dante N. Pino Archondo

Disculpe, es usted marxista?


2018-06-21 - 19:07:16
Levantar el puño izquierdo en alto, colocar la otra mano en el corazón y gritar consignas contra el imperio, te convierten automáticamente en militante del MAS y político de izquierda. A partir de ese mágico instante eres marxista. No importa que sepas quien fue Marx, menos si leíste sus obras, y por supuesto si sospechas algo sobre El Capital. Ser marxista es como tener una medalla de honor en el pecho y basta. Me imagino que el señor David Tezanos que desempeña el papel de Defensor del Pueblo, cuando se quejó de que la derecha no lo quiere porque es marxista, pudo al fin sentir que respiraba como un intelectual, que al declararse marxista aclaraba, con ello, todas sus diferencias con aquel que ose criticarle.

Ser marxista desde su alambicada forma de pensar, lo convierte en intocable, en un ser superior, distante y misterioso. ¿Cómo se puede osar a discutir con un marxista? ¿Cómo pretender entender lo que dice y lo que hace si no sabes lo que es ser marxista? La derecha no puede aspirar a escalar tales alturas.

Esta manera de pensar no es solo del señor Tezanos es también del señor Álvaro García, quien en sus horas de arrebato hizo una clara distinción entre los que son de izquierda y los que son de derecha; acusó a estos de ser: ignorantes, deshonestos, vende patrias, mentirosos y odiadores, mientras que la izquierda es todo lo contrario, son: sabios, honestos, defensores de la patria, nunca mienten y piden justicia para los pobres.

Así de peregrina es la idea del marxismo de lo que es y representa la izquierda en el actual gobierno. Se trata de formas, puño en alto, de declaraciones vacías; patria o muerte, de conceptos huecos; yo soy mejor y tu no. Y van por la vida tan contentos, que uno no puede menos que mirarlos como se mira una comparsa de alegres payasos que nos divierten y hacen olvidar, aunque sea por un momento, los sinsabores del día.

Mientras tanto, mientras ese desfile nos distrae, las denuncias de corrupción salen en los medios como confetis en el carnaval. La planta de producción de urea, que costó una millonada de dinero, no funciona y cuando lo hace bota amoniaco y mata la flora y la fauna del lugar.
Se paga a una empresa chilena de nombre Quiborax 42.6 millones dólares, cuando esta hizo una inversión de un millón y quiso aceptar tres millones antes de las oscuras negociaciones que se tuvieron en las oficinas de la misma Procuraduría General.

Un policía es acusado por los altos mandos policiales y Ministro de Gobierno juntos, de haber matado a un universitario, se lo procesa en la justicia, que define su detención preventiva y el policía no esta en la cárcel y nadie sabe dónde.

El presidente Morales viaja a Rusia justificando la firma de contratos millonarios para “bien del país” y resulta que firma, otra vez, contratos que ya fueron firmados en la Cancillería hace meses atrás, luego se va a Holanda con el pretexto de saber cómo anda el juicio contra Chile por la demanda marítima, como si no tuviera un equipo de juristas que hacen su tarea y pueden informarle de primera mano cuando desee y, termina su tour en la China donde firma contratos de provisión de café y quinua, cuya producción en Bolivia ha decrecido, para dar paso al sagrado cultivo de la hoja de coca.

Realmente estos marxistas son la flor de papa, y a ellos se aplica un dicho argentino a cabalidad: “cuando un boludo juega a vivo, cobra dos veces”.

Más publicaciones de Dante N. Pino Archondo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0