PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 18 de octubre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

El mar


2018-10-05 - 19:08:41
“O mar, cuando bate napria, é bonito, é bonito!”
DorivalCaimi

Con el fallo dictado el lunes por la Corte Internacional de Justicia en La Haya, muchos hermanos y hermanas bolivianas nos sentimos defraudados; por un instante sentimos esfumarse nuestro sueño de tener acceso soberano al mar y también nuestra confianza en instancias internacionales, que supuestamente son neutrales, se sintió tambalear.
Sin embargo y luego del trago amargo, nuestro hermano presidente Evo Morales, nos devolvió el alma al cuerpo, como se acostumbra decir. Sereno aunque con un semblante de disgusto, nos dijo que esta es apenas una instancia, un accionar que se termina, pero que tenemos muchos otros escenarios donde continuaremos con nuestra demanda por el mar.

Para nosotros, el acceso irrestricto al mar, es un derecho; no es un reconocimiento ni un favor y así lo vamos a continuar defendiendo. Esta lucha inclaudicable de nuestro gobierno, nos enorgullece y nos levanta el ánimo. No vamos a cesar en nuestro anhelo por tener de regreso un acceso soberano al mar.

Como bien indicó nuestro presidente: “la Corte entiende perfectamente que hay un tema pendiente entre Bolivia y Chile... Si bien no hay obligación, hay una necesidad” y, por lo tanto, continuaremos buscando un espacio de negociación con Chile respecto al mar. Igualmente Chile, a pesar del fallo, puede y debe sentarse a la mesa de negociaciones para llegar a un acuerdo. Queda mucho por hacer en el terreno de la diplomacia; en todos y cada uno de los eventos a los que participemos podemos y debemos llevar nuestra demanda marítima.

Asimismo, mediante su cuenta de twitter, antes de conocer el fallo, nuestro presidente publicó: un día como hoy, “en 1998, el canciller Javier Murillo denunció ante la ONU que el enclaustramiento marítimo causaba a Bolivia una pérdida de al menos $4.000 millones por año. Por historia, derecho y justicia, Bolivia nunca renunciará a recuperar su salida al mar."

La guerra del Pacífico tuvo lugar entre 1874 y 1884, e inicia con la invasión de Chile a nuestro territorio porque sabían de los amplios reservorios de guano y salitre que nuestro país tenía en su territorio costero. En esa guerra Bolivia perdió 400 kilómetros lineales de costa y miles de vidas entre militares y población civil.

Podemos afirmar que Chile siempre quiso nuestro territorio costero porque en 1828, mucho antes de la Guerra del Pacífico, estableció en su Constitución Política que sus territorios llegaban hasta el despoblado sector de Atacama que, en ese entonces pertenecía a nuestro país.

Antes que una guerra, lo que sucedió en 1874 fue una invasión que fue rechazada pero por la superioridad numérica y bélica de Chile, nos vimos imposibilitados de defender nuestro territorio e impedir su saqueo y robo, a pesar de los esfuerzos de los civiles que vivían en esas tierras en apoyo al ejército boliviano.

Ese período de la historia, no es halagador ni ejemplo de solidaridad o de buena vecindad. Ese período histórico no nos enorgullece y asumo que tampoco enorgullece a Chile. Es como si, en estos años, Estados Unidos lanzara un ataque a México porque le interesan sus reservas de petróleo, por ejemplo.

Sea cual sea el ángulo por el cual se mire, las agresiones entre estados por intereses económicos no deben volver a existir y las desmembraciones territoriales a causa de los mismos tampoco deben ser aceptadas. Bolivia en su nueva Constitución se declara un país pacifista, lo cual implica que no utilizará la violencia para dirimir sus diferendos, sino que siempre buscará los espacios de diálogo y negociación.

Esperemos que Chile esté a la altura y reconozca que las invasiones y robos territoriales no pueden seguir en estos tiempos donde la mayoría quiere vivir en paz y construir puentes en vez de explotarlos. El pasado fue vergonzoso, pero podemos construir un ahora y un mañana dignos desde una perspectiva de paz.

Y por último parafraseo a nuestro querido y emblemático Coco Manto “En las causas justas no hay derrotas, solo victorias postergadas”.

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0