PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 17 de noviembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Cambio político en Brasil


2018-10-31 - 14:11:33
El resultado de la segunda vuelta electoral en Brasil estaba previsto; se confirmaron las encuestas previas a este acto electoral: la diferencia de votos en favor de Jair Bolsonaro en la primera vuelta fue tan grande, que fue muy difícil para el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) repuntar en la instancia final y prevalecer en las preferencias ciudadanas. Y así fue: en la segunda vuelta predominó el rechazo al candidato de un partido corroído por la corrupción, y cuyo líder, el expresidente Inácio ‘Lula’ da Silva, por cohecho pasivo cumple una condena judicial de 12 años de prisión. Es evidente que gran parte de los votos en favor de Jair Bolsonaro –ahora presidente electo– fueron de castigo al PT.

Brasil es el quinto país más extenso del mundo (más de 8 millones y medio de kilómetros cuadrados) y el sexto más poblado (más de 200 millones de habitantes). Esto hace que sea un país influyente; más aún en nuestra región. Esto había permitido al gobierno del expresidente Lula cobijar al Foro de San Pablo, que incluye a regímenes y partidos populistas que apoyan a dictaduras como la cubana y la venezolana, y que, a la vez, propiciaba el populismo en Latinoamérica. A propósito, el expresidente Lula da Silva en una oportunidad dijo que Hugo Chávez Frías fue el mejor presidente que tuvo Venezuela en su historia
Ahora, la influencia de Brasil tendrá otro sesgo: el opuesto al de favorecer el intento de expandir el llamado Socialismo del Siglo XXI en retroceso.

Aunque el presidente electo Bolsonaro en su campaña electoral reveló algunos rasgos de la política exterior de su gobierno, no se refirió al régimen boliviano –lo hizo duramente con el Gobierno de Nicolás Maduro– y es probable, sin embargo, que en sus relaciones con nuestro país habrá cambios. En efecto, en un nuevo contrato de venta de gas a Brasil, la actitud de Brasilia no sería la misma, debido al alineamiento del presidente Evo Morales con el chavismo. A esto se añade la anunciada mayor dureza en la lucha contra el narcotráfico, que se cuela a través de la frontera más larga que tiene Brasil: la que comparte con Bolivia.

El panorama para las relaciones boliviano-brasileñas puede que no sea bueno. Y lo peor que pudiera suceder es que el oficialismo boliviano, repitiendo sus conocidos agravios contra regímenes y gobernantes ajenos al populismo, los dirija también contra el presidente Jair Bolsonaro. Por lo que se sabe, el nuevo presidente brasileño no sería tolerante ante la agresividad y el insulto a su país y a su Gobierno.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0