Martes 16 de julio 2024

Los hipopótamos pueden volar, según nuevo estudio



727 vistas

DW.-Una reciente investigación ha sacado a la luz un hecho asombroso sobre los hipopótamos: aunque estos gigantes no saben nadar, son capaces de levantar sus cuatro patas del suelo simultáneamente cuando trotan a gran velocidad. Este descubrimiento, realizado por investigadores del Royal Veterinary College (RVC) de North Mymms, en Hertfordshire, ha revelado que los corpulentos cuerpos de estos animales, que a menudo pesan más de 2.000 kilos, pueden elevarse en el aire, algo que se desconocía hasta ahora.

Esta asombrosa capacidad se observó gracias al meticuloso análisis de imágenes realizado por el equipo del catedrático de Biomecánica Evolutiva John Hutchinson del RVC. El estudio, publicado en la revista PeerJ, ha demostrado que los hipopótamos son capaces de levantar las cuatro patas del suelo simultáneamente durante aproximadamente el 15 % del tiempo que están en movimiento, sobre todo cuando necesitan acelerar, ya sea para escapar o para perseguir rivales.

Aunque su "vuelo" solo dura unos 0,3 segundos, este hallazgo sitúa a los hipopótamos en un nivel atlético impresionante, entre los elefantes y los rinocerontes.

Análisis de videos de hipopótamos  

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron minuciosamente videos de hipopótamos en movimiento, tanto en zoológicos como en su hábitat natural. Emily Pringle, una estudiante del equipo, visitó el Flamingo Land Resort en Yorkshire del Norte para grabar a los hipopótamos residentes mientras se desplazaban entre el establo y el abrevadero.

Aunque es bien sabido que los hipopótamos pasan mucho tiempo en el agua, es menos conocido que no saben nadar en el sentido tradicional. Con un peso que ronda los 2.000 kilogramos, su densidad les impide flotar, por lo que se desplazan empujándose del fondo del río o la superficie del agua. Sin embargo, en tierra firme, su manera de moverse es bastante diferente. Pese a su volumen, trotan casi exclusivamente, en un movimiento en el que las patas diagonalmente opuestas se mueven de forma sincronizada.

Este tipo de locomoción es único entre los grandes mamíferos, pues los elefantes, por ejemplo, siempre mantienen al menos una pata en el suelo, incluso a alta velocidad, mientras que los rinocerontes pueden trotar y galopar. La capacidad de los hipopótamos para elevarse en el aire, aunque sea brevemente, los coloca en un nivel atlético notable, comparable al de estos otros gigantes terrestres.

 

El profesor Hutchinson destaca la dificultad

de estudiar a estos animales debido a su naturaleza peligrosa y sus hábitos nocturnos. Sin embargo, este descubrimiento abre nuevas perspectivas sobre la biomecánica de los grandes animales terrestres y podría tener implicaciones en la comprensión de la evolución de la locomoción desde los dinosaurios hasta los mamíferos actuales.

Aplicaciones prácticas

La investigación no solo es fascinante desde el punto de vista científico, sino que también podría tener aplicaciones prácticas. Kieran Holliday, del Flamingo Land Resort, sugiere que estos conocimientos podrían mejorar el cuidado de los hipopótamos en cautiverio, influyendo en el diseño de recintos y en las prácticas de cría.

"Entender más sobre las especies con las que trabajamos solo nos ayudará a mejorar los cuidados que podemos darles en el futuro, y el hecho de que este trabajo haya desvelado posibles nuevos descubrimientos sobre la locomoción de los hipopótamos podría tener repercusiones positivas para la comunidad zoológica en general en lo que respecta a la cría y el diseño de recintos", afirmó Holliday.

Aunque el proceso de análisis de los videos fotograma a fotograma fue descrito por Hutchinson a The Guardian como "agonizantemente aburrido", los resultados son cualquier cosa menos eso. El estudio nos recuerda que incluso los animales más familiares pueden guardar sorpresas, y que a veces, la ciencia más simple puede revelar maravillas inesperadas en el mundo natural.


Más contenido de #Temas

Anuncio