Jueves 30 de mayo 2024

Sin saber nadar rescató a más de 300 personas en las históricas inundaciones en el sur de Brasil



844 vistas

BBC Mundo.- En sus 59 años de vida, Ivan Brizola, de Rio Grande do Sul, nunca aprendió a nadar. Pero cuando fuertes inundaciones azotaron esta semana ese estado brasileño, pidió prestado un kayak -que tampoco había usado antes- y salió a rescatar a personas atrapadas por el agua.

Brizola le contó a BBC News Brasil que ya estaba preocupado cuando comenzaron las lluvias.

Residente en la capital de Rio Grande do Sul, Porto Alegre, escuchó advertencias de amigos que trabajan en seguridad de que el riesgo era inminente y sintió que debía hacer algo.

Comenzó a llamar a amigos y familiares para advertirles sobre los peligros que todos enfrentarían.

Cuando “se produjo el caos” y “el agua empezó a apoderarse de los barrios”, pidió prestado un kayak al dueño del puesto de pescado en el mercado frente a su casa y condujo hasta Canoas, una ciudad que había sido duramente afectada.

Su propia casa, en Porto Alegre, no se vio afectada.

Sin ropa ni equipo de rescate más que el kayak, aprendió a manejar la embarcación en medio de las inundaciones.

“Me sorprendió un poco lo que podía hacer en el kayak”, afirma Brizola, quien asegura encontrarse en excelente condición física tras haber practicado kung fu durante toda su vida.

Profesor de formación, hoy trabaja en adiestramiento canino, espectáculos y tratamientos de salud para niños con la ayuda de animales.

En el segundo día de rescate, cuando ayudaba a la gente del barrio de Mathias Velho, miró hacia abajo, a través del agua, y vio que en el fondo estaban los transformadores de los postes de luz.

“El agua alcanzó ocho, tal vez diez metros de profundidad”, calcula.

La inundación en Rio Grande do Sul

Aunque no sabía nadar dice que no tenía miedo, simplemente estaba concentrado.

"Tanto es así que no podría decir exactamente qué día es. Si preguntas en general, sólo notarás que la gente está concentrada. No saben qué día es. La misión realmente es ayudar a tu hermano”, le dice a BBC News Brasil.

Rescate

En colaboración con otros voluntarios, Brizola ayudó a trasladar a embarcaciones más grandes a varias personas varadas en lugares de difícil acceso.

Según el relato de su hijo, que también ayudó en los rescates, Brizola debió haber ayudado a más de 300 personas durante la última semana, sin contar los animales.

"Hoy fuimos a buscar a un perro enojado que quedó atrapado en el segundo piso de un edificio”, dice Brizola.

“Varias personas intentaron rescatarlo, junto con el dueño. Pero el perro los atacó. Entonces dije: 'Déjalo que voy' yo”, cuenta, orgulloso de su habilidad con los canes.

Con el kayak también rescató a un hombre de 90 años que padecía la enfermedad de Alzheimer.

Él mismo se convertirá oficialmente en una persona mayor la próxima semana, cuando cumpla 60 años. Y a pesar de la buena salud, las jornadas de rescate han sido un esfuerzo continuo.

"El primer día tuve que tomar un relajante muscular, pero luego lo llevé con calma”, afirma el hombre, que tiene 19 perros (diez adultos y nueve cachorros).
 

"Hoy me desperté a las 4:30, me levanté, di de comer a los perros, limpié las perreras, freí huevo con pan y me fui", cuenta.

Brizola intenta no desanimarse y dice tener energía para más días de trabajo en el rescate.

"Una cosa que debemos llevar en nuestro corazón, quienquiera que esté ayudando, es no deprimirnos ante la tragedia", afirma. "Todo el mundo está muy, muy conmocionado".

Dice que, así como los voluntarios rescatan a los residentes, los que pueden también ayudan a los equipos de rescate: "Ofrecen agua (que escasea en el estado), comida, ayudan en lo que pueden".

"Quienes están recibiendo ayuda entienden que están ganando mucho en amor, y esta unión es la que nos mantendrá adelante. Si giramos esta energía hacia el otro lado, deprimiéndonos, entonces la factura se vuelve más cara".

"Solo quiero trabajar, ser como una hormiguita que lleva mi carga todos los días. Y que sigamos adelante".

Su preocupación y la de otros voluntarios es qué pasará cuando el agua baje.

"Tengo dos preocupaciones: en primer lugar, qué encontraremos bajo el agua”, afirma. "Y segundo, pensar que esto es sólo la mitad del trabajo que hay que hacer".

Dice que, además de kung fu, adiestrar perros y ser profesor, tiene algunas habilidades que podrían servir para hacer reformas y está disponible para trabajar voluntariamente.

“Cuando era niño, hice un curso de electricista. Entonces estoy a disposición de la comunidad para ayudar con la reconstrucción eléctrica en mi tiempo libre”, dice.

"Creo que ahora tenemos que unir nuestras manos para pasar a esta otra parte, que es la reconstrucción, donde la gente tenga una vida a la que regresar", afirma.


Más contenido de #Temas